Translate

viernes, 13 de mayo de 2016

EL REGRESO



              Hoy regresé a mi hogar, ese hogar donde la vida junta olivos y añejos vinos a orillas del Mediterráneo, ese hogar donde descansan los huesos de mi padre y navegan las cenizas de mi madre. Hogar, dulce hogar que escribiste la juventud de mi historia y mostraste el duro camino de mi vida… Dulce y extrañado  sendero que caminaron mis pies,  pedazo de cielo que una vez cobijó mis deseos, mi primer amor, mis ilusiones y mis sueños.

              Recuerdos que llenan las angustias de mi alma, memorias que arrugan los latidos de mi corazón, rasguños del destino que aún no cicatrizan en mi piel. Onírico viaje al más allá de los sentimientos, cruel pesadilla que azotas mis noches con los vientos de mi biografía, sabor a lluvia que erizas mis anhelos y los conviertes en lágrimas.

             Siempre vi de lejos tu verdadero mundo, te leí, me confundí en tus enseñanzas y hasta admiré tus disfraces cuando por una vez,  abrazaste tu independencia. Abandoné mi soledad y creí en tu ilusión, firmé otro destino y jamás rompiste mi rúbrica.  Navegué entre los electrodos del bipolarismo y solo escuché las palabras del profundo vacío. Asumí imágenes que regateaban lo sublime y en ellas vendí mis deseos.

            Pálida imaginación que sucumbes ante los hermosos paisajes de mi realidad, sutil embarazo que retardas paridas en el saber de la verdad…Bella imagen de tu postal que solo aletargas pasiones y llenas de envidia la sensación de una sensualidad reprimida.

           Eclipse que llenas de sombras mis ilusiones, luz de luna que en tu viaje oscureces mis amaneceres, maquillaje que confundes la brillantez de tanta imaginación. Ojos que sudan miel en sus falsos colores, lágrimas que se evaporan en las ojeras de la maldita hipocresía.

           Hogar que un día alzaste la bandera de la sinceridad y arrancaste con tu honor vergüenzas ajenas…Hogar perdido en el no saber qué quieres, multiplicidad de vidas de naciones diferentes que opacan históricos genocidios y que no entienden las razones de un país por ser.

          Hogar, no sucumbas tu historia… No rindas tus sueños…Aún en la distancia siempre lucharé porque un día seas lo que mereces ser :  Un país libre y una nación de sueños.