Translate

martes, 14 de junio de 2016

EL BAÚL


               Cábala que desatas miedos, rock and roll que perviertes emociones, bolero que en la puesta de mi sol envidias ternuras, lágrimas que terminaron cien noches de mi poesía.
               Sacudí el polvo de mi baúl, arranqué una sonrisa a esa llave oxidada y cuando lo abrí escuché ese olor que solo el recuerdo puede impregnar, que solo el ayer puede oler y que solo mi historia puede comprender.
               Desperté del eterno sueño a las hadas de mi conocimiento, sacudí las tristezas de familiares memorias y en mi momento…En ese momento en que tu pasado pide cuentas a tu vida, arrugué la ira de mis tiempos perdidos, lancé un grito al viento y lo partí en dos, puse un punto y aparte a las telarañas de mi baúl, dejé que mis ojos destrozaran una a una las hojas de mis recuerdos y en mi tolerancia solo volví a cerrar bajo llave, los sentimientos de mi otra vida.
              En mis manos quedó marcado el óxido de esa gran llave y a un lado de esa gran madera, entre viejas astillas y polvo, quedó un pequeño papel,  una cuartilla… Un pedazo de Amor. Desenredé sus arrugas entre mis dedos, planché con mis manos su cara blanca y cuando la mirada de mi corazón leyó su otra cara…Una lágrima recorrió mi mejilla y mojó la esquina de aquella poesía.

              “ Mi vida ha sido un viaje largo, muy largo. En este mundo ya nadie espera mi abrazo, ya nadie siente mi existencia. En el otro lado me están esperando, me extrañan y en mis sueños ya sonrío sus rostros otra vez. Siempre te dije que hay que llegar lejos, más lejos...Tan lejos que la libertad ya no sea un deseo, tan lejos que podamos tocar el infinito con nuestras manos, tan lejos que la eternidad no solo sea una palabra sino un fin.
               Ha llegado mi momento y soy feliz. Te dí la vida, eduqué los principios que ahora enseñas a tus hijos y cada vez que escucho tu voz, siento que tus palabras llevan mi sangre alrededor del mundo. Visitaste mares que yo no conozco, me hablaste de lugares que solo vi en el reflejo de tus versos y en la distancia, solo me queda…Decirte que te Amo.
               Te esperaré en el otro lado, te esperaré para darte mi abrazo eterno, te esperaré para presentarte a mis ángeles y te esperaré para que juntos escribamos una vez más esa poesía, esa poesía que siempre llena almas y comparte sentimientos. “

            ATTE, TU PADRE.