Translate

domingo, 7 de agosto de 2016

CREÍ...


     Creí en una ilusión y abracé su luz hasta la extenuación de mis sentidos. Creí en una palabra y con ella llené una y otra vez mis versos, creí en una promesa y mi cuerpo cargó en la espalda su mentira.
     Creí  que tus continuos abandonos eran solo una excusa de tu libertad, creí que la esperanza por fin llenaría mi vida y creí que en tus manos por fin sabría a qué sabe la ternura.
     Creí que escribirías las comas de mi destino, creí que a tu lado mis sábanas siempre tendrían compañía y creí que mi luna abrazaría por una vez,  la razón del amor.
     Creí que las sombras del pasado jamás regresarían a tu lado, creí que la nostalgia de tus ojos fotografiaba la dulzura de tu alma, creí que tus labios no me besaban porque guardabas su miel para nuestro mañana.
      Te creí cuando me hablabas de tus deseos, te creí cuando cruzabas tus dedos ante el perdón y te creí cuando tocabas madera  ante la intensidad de mis miradas. Te creí cuando tu vestido resbalaba entre tus pechos y tu mano guardaba tus pezones, te creí cuando apagaste mis ceras para solo vomitar mi añejo tinto.
      Te creí en la oscuridad, te creí en un amanecer que nunca existió, te creí en tu invento de ser, sin que tu aliento respirara el momento, te creí cuando en una taza de café hablaban más tus oídos que tu boca, te creí cuando cerraste la puerta  y en tu olvido dejaste las llaves de nuestro nido, encima de la mesa.

     Creí en ti y solo fuiste el humo de un cigarro que duró cinco minutos.