Translate

domingo, 11 de septiembre de 2016

TE VI PASAR


      Te vi pasar frente a mí en el autobús de tu vida. Te vi triste, ojerosa, débil y sin ganas de vivir. Tu vergüenza me negó el saludo y en tus apagados labios solo percibí las grietas de tanta melancolía. Sentí la profunda nostalgia de tantos años abrazando juntos sueños y esperanzas, sentí el himno de tu tristeza desparramar sus acordes sobre el frío asfalto, lloré tu hermoso y lacio cabello cuando lo vi tan maltratado en un desairado nudo sobre tu cabeza.

      Te vi pasar frente a mí en la palidez de las ventanas de aquel autobús.  Ojos caídos y tan secos que ni una lágrima respiraba en ellos, piel demacrada en la búsqueda de un perdido orgullo, manos marcadas por el duro trabajo que endulza noches ajenas. En ese instante solo pensé que la amargura no se compra, solo se consigue por la perseverancia de nuestros actos. En ese momento solo dejé que tu sombra pasara ante mis ojos sin que ninguna palabra rompiera tanto silencio consentido.


      Te vi pasar frente a mí entre los humos de aquel autobús. Quise cruzar el vaho de aquella ventana pero el alma del rencor, enmudeció mi espíritu.  Quise que vieras el saludo de mi mano pero desviaste tu mirada. Por un momento quise abrazarte pero comprendí que ese destino que un día escribimos juntos, ahora se recitaba por diferentes caminos. Te vi pasar, te vi pasar en el autobús de tu elegida libertad, en el autobús donde viajan los recuerdos.