Translate

viernes, 2 de diciembre de 2016

MUJER DE MIS SUEÑOS


            Escúchame y mantén activa tu libertad. Separa los brazos de tu cuerpo para que entre ellos, entren mis noches, vomita tu orgullo para que mi alma sienta tus latidos. Te hablo a ti, mujer de mis sueños, porque hoy te quiero amar. Quiero estremecer tu alma hasta el gemido de tu aliento, quiero poseer tu hermosura hasta que se arrodille mi luna, quiero que seas mía para poder gozar toda la poesía de tu cuerpo…Quiero acariciar tu piel, besar tus ojos, dejar que mis dedos enreden pasión entre tus cabellos y quiero que tu líbido se contagie de celos,  en la profundidad de mis humedades.
             Necesito sentirte, necesito que el tiempo nos haga un espacio y lo llene de rosas. Necesito que tu olor transcienda mi respiración y se pegue por siempre en mi piel, necesito que tu espalda acaricie mis dedos,  necesito que tu sudor calme la sed de mi pasión y necesito perder mi vigor entre la ternura de tus caricias. Te deseo como nunca he deseado, te deseo como el ocaso absorbe lunas, como el mar excita su marea y como mi boca pide en silencio, la miel de tu alma.
               Rasguñaré distancia, cambiaré paisajes y brincaré la frontera del pecado. Serás mía porque en mis sueños está tatuado tu nombre, en mi cuerpo solo se respira tu aire y en mi pensamiento solo vive tu corazón. Serás mía porque mi poesía así lo exige, porque mi prosa necesita tu aliento para sentir, porque mi pasión es tan fuerte,  que en tu descuido, mandaré mi alma a recogerte. Serás mía porque el orgullo me lo pide, porque lo escribieron mis versos y porque mi corazón solo se llena con la sangre de tus latidos.              
              Escúchame y abre tu alma, escúchame y sentirás la dulce vibración de mi deseo, escúchame y oirás como se derriten mis sentimientos, escúchame y deja que tus ojos reciten mis versos y así jamás, un miedo recorrerá tu piel.
             Te hablo a ti, mujer de mis sueños…Deja que todo fluya…Deja que el amanecer sea el único juez de esta noche…Deja que mi amor, nade por siempre, por las olas de tu cuerpo.