Translate

martes, 17 de enero de 2017

UN SUSPIRO


              Arranqué un suspiro de tus labios, lo escribí en mi lengua y poco a poco lo dormí en mi corazón.  Dejé que el viento callara su ira, que el frío menguara sus astillas, que el Sol naciera en nuestro amanecer y que tus pestañas abrieran mis ojos. Respiré tan profundo tu aliento, que el lunar que dibujaba el sueño de tus mejillas, enceló su orgullo…Te respiré tan cerca, que tu vaho empaño nuestras miradas.
              Te robé un suspiro, lo envolví con mi poesía, lo cobijé en mi alma y lo convertí en tinta para mis versos. Te robé un suspiro, una explicación de amor, una saliva de ilusión y un porqué de mis sueños. Te robé un suspiro y con gusto, pagaré cárcel por ello: Seré prisionero en tu cuerpo, mis barrotes serán tus brazos, mí comida tu corazón y mi cama tú alma. Seré el primero en llegar al juicio y el juez del destino, dictará sentencia. Sonreiré cuando el martillo de la dulce justicia me sentencie a cadena perpetua…La esperanza llorará de alegría, la ilusión terminará su trabajo y mi sueño morirá en su cumplimiento.
               No pagaré fianza alguna, porque mi delito no la alcanza. Seré prisionero en tu cuerpo y jamás saldré de él, porque no habrá carcelero que se atreva a sostener la llave en sus manos. Escribiré con la pluma de tus dedos, sentiré con la sangre de tu corazón…Lloraré, reiré y viviré la intensidad de tus sentimientos y de ellos cada día me enamoraré más y más. Mis paredes serán tu piel y en ellas, pegaré las fotografías de mi historia. Mi única luz, serán tus ojos y a través de ellos descubriré los paisajes de tu luna. Mi querida soledad será olvido, porque cada noche recorreré tu cuerpo como si fuera la primera vez, porque en cada destello de tu alma viviré un paraíso y porque en cada latido de tu corazón…Escribiré un verso en  mi vida.

               Fui el ladrón que un día te robó un suspiro, el hombre que un día se fundió en ti…Ese verso, que te convirtió en eterna poesía.