Translate

miércoles, 12 de abril de 2017

DOS ALMAS...


                 Llegará un día que tu Luna tocará mi profundo amor, la noche cubrirá el miedo con las dudas del deseo y las estrellas parpadearán, en cada poro de nuestra piel. No lo dudes, porque ese día llegará. Sabrás que soy yo, cuando toque tu puerta, sentiré el vapor de tu aliento recorrer tu cuerpo cuando me mires, sabrás que la palabra pasión será escrita en tu vida y sentiré que lo eterno, detendrá  por siempre, su tiempo en tus brazos. Ese día llegará, no lo dudes.
                 Nos conocimos y detuviste tu historia, nos sentimos y dejaste a medias el escrito de tus sueños, tu palabra se llenó de música y la mía de versos, tu nostalgia reencarnó en ilusión y mis sentimientos brincaron esa barrera llamada distancia y te poseyeron. Hermosa y bella, dulce y encantadora, musa y poeta… ¿No te das cuenta que mi alma, te está haciendo el amor?
                 Cada noche te susurra al oído y cierras tus ojos, la sientes llena y en ella te abrigas, la sueñas hermosa y para ella guardas tus besos. Despacito escuchas sus letras y crees que la conoces, pero ella te conoce más a tí. Poco a poco dejas que tu corazón te bombee fuera y trasciendes. Ya sientes sus latidos en tu alma y en ella te fundes. Sustraes espacio al Universo y corres. Tu alma vibra en otra dimensión, en esa dimensión donde un ángel sostiene la mía.
                Dos almas frente a frente, dos almas con la misma vibración, dos almas creadas para amar…Escucha sus gemidos, pues son por ti, oye de cerquita su respiración porque tú eres su motivo. Acaríciala y te envolverá de ternura, bésala y sentirás al viento convertirse en labios, deja que entre en ti y leerás el poder del cielo, poséela y su lágrima, regará por siempre tu destino.
                Y llegará ese día. Tocaré tu puerta y abrirás los ojos. Verás que mi alma robó mi cuerpo y trascendí hasta ti, veré que tu cuerpo es alma y vaciaré la plenitud de todo mi amor en ti. Ese día llegará, no lo dudes…Y en la espera, seguiré escribiendo como nuestras almas, hacen el amor.