Translate

sábado, 15 de abril de 2017

TE ESPERÉ EN LA DISTANCIA...


                Te esperé una vida y ahora siento que estás cerca. En cada una de mis noches le di imaginación a un pedazo de este gran sueño, iluminé el encuentro de nuestras miradas y llené de púrpuras gotas mis labios para nuestro primer beso. Hice un pacto con mi Luna: Por cada una de tus distantes caricias, le regalaría un verso y ella le pondría la rima que combinara con tu fragancia, por cada uno de tus distantes abrazos, le regalaría un anhelo y ella lo convertiría en ilusión, por cada una de tus distantes palabras de amor, le regalaría un libro y a cambio, ella escribiría mi destino, junto a ti.
                Te esperé en la distancia, pero nuestros caminos no lo eran tanto. Fue nuestro orgullo quien la duplicó, nuestra inseguridad quien la alargó y nuestra comodidad quien la eternizó. Qué fácil fue hablar en escritos, mirarnos en fotos, decir que nos respirábamos cuando en realidad eran aires distintos…Fingir un “supuesto amor”, cuando solo las instintivas humedades, vivían en nuestro corazón.

                Y ahora desharé el pacto que hice con mi Luna: Me regresará mis versos y yo sus rimas pegadas a una fragancia que jamás olí, le regresaré las ilusiones que pintó con mis anhelos y me regresará todos mis libros, pues ya no tendrá el trabajo de escribir un destino en el que tú estés. Hecho esto, renovaré el pacto, pero conmigo mismo:  Si la distancia me enamora, ataré mis instintos a una barra de hielo, si la ilusión quema el hielo, leeré por enésima vez “Don Quijote de la Mancha” y me distraeré con sus molinos de viento, reiré con Sancho y besaré a Dulcinea. Si Don Quijote me duerme, Sancho se pone serio y Dulcinea me desprecia, entonces sabré que lo que siento es Amor de verdad y me vestiré, llamaré un taxi, iré al aeropuerto y cogeré el primer avión que me lleve a su lado. Sin más.