Translate

sábado, 24 de junio de 2017

LA BELLEZA DE UN MOMENTO...


                      ¿Lo sientes? ¿Lo tienes? Espera, porque las manecillas están escribiendo el momento, el espacio nos pega y la mirada nos posee. El aliento acorta bocas y el deseo, huele a tentación. El amor, absorbe entre poros, su tántrica forma, la mano no alcanza piel y el vello, eriza su estática. Frente a frente, un instante, un momento de belleza, una poesía jamás escrita.
                     Suda el pétalo y se aparta de su capullo, en él derrama sus gotas el rocío del cielo, lo quiere acariciar el estambre y no se deja, grita el tallo un gemido y se enchina la rosa. Mis dos dedos lo arrancan, lo mojan de saliva y lo pegan en tu pezón. No te toco, no me tocas. Contemplo tu desnudez y dibujo cada tersura en el lienzo de mi alma. Poco a poco,  tu profunda exhalación  provoca mi corazón y su latido es diferente. Despacito, muy despacito, entra tu silencio en mis sentimientos y expanden sus caricias, sin tocar.
                     Chorrean las ceras y silba el oxígeno en cada esquina de nuestro cuerpo, invade vaho el cristal de tu ventana y descuelga la primera gota mi tinto. Vive escondido el gnomo de la travesura y no se atreve, brinca el hada las siete dimensiones y embravece en sus alas el ángel, del dulce erotismo. Nos acercamos sin tocar y el instinto posee nuestras almas, el calor es intenso y el ansia, escribe sufrimiento. Me adentro en el bosque de las musas y tú, al mar de los tritones. El deseo punza y la extraña avaricia crece, el egoísmo muestra sus mañas y el celo es insistente. Muerden labios los dientes, se abren los ombligos de la extrema pasión y sucumbe  el Tiempo en su instante.
                    Sin tocarte.
                    Sin tocarme.

                    Abre el verso su sintonía, se llena de música y expresa su querencia. Aúlla el vigor tanta inquietud  y desprende jugo, la ternura de mujer. Se viste el contacto de exquisita elegancia, asume poder la piel, mide riesgo el sudor y tiembla de amor, la habitación. Tu cuerpo, deshace gajos en mi abrazo, mi beso absorbe tus labios, tu mano resbala húmeda en mi espalda y la suave contorsión, crucifica mis ansias. Desvanecen tus cabellos su arrogancia entre mis dedos, la caricia es miel, la mirada expande el deseo guardado y me tocas. Tus yemas recorren mi pecho y tus huellas enredan mis pies, tu alma abraza mi espíritu y copulan entre fuertes latidos, nuestros corazones. Pegamos sudores y en la dimensión de los ángeles, somos uno. El éxtasis se llena de color, el clímax atiende el instante, ruge el viento del orgasmo y pinta su lienzo el placer, en la belleza de un momento.