martes, 9 de febrero de 2016

PROVOCACIÓN

PROVOCACIÓN
Obsesión que cautivas mis más profundos anhelos, posesión de mis deseos, afligida miseria en mi alma.
Provocaré tus instintos hasta que sacien tanta lujuria reprimida y arranquen raíces de oscuras perversiones nunca vividas.
Provocaré tu libertad hasta que la reflexión de tus abrazos llenen de coraje y pasión mi existencia.
Profundas emociones que arañan sensualidad en mi alma, cálidos versos que dan meditación a mi vida,
Amarga literatura que descompones anónimas canciones al desamor.
Solo entenderé el ocaso en tu amanecer, solo compartiré el abrigo de tu silencio en el gran eco entre tus montañas,
Solo lloraré mi amargura en el gran infierno del dolor.
Provocación de mujer que solapas mi vida de ternura, provocación intencionada llena de caricias y añoranzas,
Provocación negociada entre mentiras y navajas.
Si llenas mi camino de truenos, no dejes que mi destino lo iluminen tus rayos. Si azotas mi corazón con tus vientos, no dejes
Que mi alma crezca rodeada de huracanes, si lastimas mi cuerpo dejándolo a merced de la ansiedad, no permitas que tu orgullo
clave sus estacas. Porque debes saber que en mis principios no existe la palabra venganza, que en mi educación se eliminaron
las trompetas de la guerra y que en mi mente solo habitan leves susurros de impotencia ante la intolerancia.
Fiel libertinaje adorado por proxenetas y mendigos del profundo amor, amargo cáliz , cianuro de viejas almendras, veneno para ratas en tu alcantarilla, beso de judas en tu traición.
Quisiera sacarte de tu oscuridad, más tus palabras siguen adorando altares de oro y vanidad.
Quisiera llenar de vida tu infierno, más tus versos siguen rimando a falsedad.
Quisiera ayudarte a pensar, más tu mente sigue congelada en tu ingenua comodidad.
Provocación de enseñanzas, destinos y libertades ajenas, provocación de ansiedades, deseos y sentimientos que no son tuyos,
Provocación de memorias, besos y caricias que un día tuviste……que un día rompiste……que un día abrazaste y jamás mereciste.
Triste funeral en tu efímera existencia, triste canción de golondrinas atrofiadas en un ataúd, triste despedida de un mundo al que nunca rendiste razón por ser, triste escrito en un libro sin prólogo ni epílogo.
Naciste siendo provocación y en tu muerte solo un epitafio: “Provoqué mi destino, pobre destino….que provocó mi muerte”.