Translate

sábado, 31 de diciembre de 2016

SIN RENCOR, TE DEJO IR..


              Sin rencor te dejo ir. Solo mi poesía escribirá tu despedida, solo mi aliento romperá el silencio de la reflexión y solo el cielo conocerá mis sueños. A escondidas, dejaré que el viento arrulle mis sentimientos, para que nadie se dé cuenta de mi tristeza. Arrancaré una hoja de mi libro y en ella dibujaré mis recuerdos, los desvestiré, les quitaré color, los llenaré de sombras y cuando mi alma escuche sus gritos…Los estrujaré en mi puño, cerraré los ojos y en el profundo sentir de mis ansias, los destruiré.
             Apocalipsis de amor, simpática amargura que envuelves mis noches de sedas y  forzados olvidos, religión de mujer que te recé como Credo y te idolatré como única en el Universo, confusión que escribió mi destino hasta que un amanecer,  tu luna despertó en otros brazos.  Cáliz de sangre que llenaste ríos de esperanza y los convertiste en mares de ilusiones perdidas, fuego de pasión que dejaste preñada mi piel con tu olor, vacío existencial por no entender ni querer comprender,  que otros dedos recorren noches por tu espalda y que tus lágrimas de deseo ya no acarician mis ojos.

             Sin rencor te dejo ir, porque en mis sueños vive la libertad y en ella ya no sentiré siquiera, un gramo de tu distancia. Procura ser feliz, porque yo lo seré y en ti siempre permaneceré…En tu vida, escribí en tu alma…En tu destino, siempre existirá un error…Y en tu orgullo, habrá un epitafio que diga: “Me dejó ir sin rencor y nunca me pude perdonar”.


ES TIEMPO DE DAR...


              Se cerró el mundo, se cerró en su soberbia. Sus sentimientos nadan entre infernales lodazales, sus defectos sacan orgullos entre guerras y genocidios, sus letras se escriben con sangre y nuestros sueños ni siquiera sacan el vaho de sus ventanas.  En nuestro empeño lo conseguimos, en la desidia, dejamos que los hongos del  miedo invadieran nuestra seguridad, en el cielo sembramos contaminados humos y en nuestra cosecha…Solo escuchamos los ecos del dolor.
              Nacemos y morimos, nacemos del amor y morimos por odios, fanatismos  y religiones que no entendemos. Subliminamos el placer material de un papel llamado dinero, ponemos nuestra hipocresía en un altar, mientras que la buena literatura es arrojada a la alcantarilla de la consentida sordera. Quebramos sensaciones ante músicas que no tienen un buen verso entre sus acordes y en nuestra querida ignorancia, insultamos día con día, la evolución de la inteligencia humana.
             Es tiempo de dar, de dar y de dar, porque tenemos que compensar el quitar y quitar. Tenemos que dar y tenemos que darnos. Es menester de raza, obligación de transformación y sueño de héroes…Es libro de nuestra historia, es educación para poder transcender  y obligación, para los que queremos un mundo de poesía, amor y libertad. Hay que llenar nuestro mundo de generosidad, pero no de la que depende del dinero sino de la que depende el corazón…Agárralo con la fuerza de tus puños pero no exprimas su sangre, solo suéltalo y deja que lo conozcamos, que lo sintamos y que los poetas escriban en él, sus sueños.

             Humildad en las almas de buena voluntad, estrellas agrupadas en la constelación de la Paz, lunas en silencio y abrigando romance, Soles brillando en los gemidos pasionales de nuestras pieles, mares soltando olas y oliendo a sal por doquier, paisajes iluminados de verde y vida…Miradas pintadas de café y azul, en el eterno deseo de un mundo mejor. Es tiempo de dar, de dejar fluir la buena energía, de mimar nuestros vientos y acariciar el oxígeno de la vida, Es el tiempo de la verdad, el momento de cambiar y el instante en que debemos de abrir nuestros ojos y secar lágrimas. Ya toca…Es tiempo que te des y poco a poco verás cambiar tu mundo…Sueña y préndete, Date y serás diferente, ama profundo y exhalarás amor…Es tiempo de dar, es tiempo de respirar la pureza de la libertad,  en un mundo que debe ser, mucho mejor.


viernes, 30 de diciembre de 2016

A VECES ME EQUIVOCO...y TE RECUERDO


             A veces obligo a mi pensamiento a sentir lo que quiero que pase y nunca sucede, lo confundo en un planeado presentimiento y  la vida me paga,  con su profundo silencio. Abro mi teléfono en busca de tus llamadas perdidas y leo los vacíos de la nostalgia, arranco de mi corazón el recuerdo de tu perfume porque en tu olor, solo percibo distancia… Momentos que vagan entre las penas de mi alma, instantes de oscura luna que repiten los ecos de nuestra historia juntos, noches que marean sentimientos y descubren viejas ansiedades.
             Deja de penetrar mis olvidos, deshazte de mi sombra  y sembraré paz en mi corazón. Duerme en los brazos de otra poesía porque mis versos ya están cansados, mis nostalgias ya las enterré junto a las cenizas de tu luna y otros sueños, buscan renovar mi alma. Quizás el destino quiera cruzar otra vez nuestros caminos, pero te explicaré que tomé el atajo de otro cielo, una senda que dibuja luz en sus miradas, un paisaje iluminado por mi ángel…Un mundo donde siempre gana el sentimiento, donde siempre prevalece la verdad y donde siempre te sientes abrazado en el amor.

              Quizás mi memoria esconda tus defectos, pero la huella de tu abandono todavía no cicatriza en mi alma. Quizás en el recuerdo de lo que un día fue nuestro amor, escondo mis temores pero en mi corazón, todavía hierven los azufres de tus infiernos. Quizás tú, solo fuiste tiempo y yo, un espacio que no supiste abrazar. Quizás seamos los humanos, los más pecadores del Universo creado…Quizás seamos los que más nos equivocamos y cuando caigo en mi error…Te recuerdo.


jueves, 29 de diciembre de 2016

TE ESCRIBO EN MI REFLEXIÓN...


         El único error que tuve en mi vida fue dejar de sentirte cuando me sentías…Y ahora que necesito estar a tu lado, eres tú la que no me sientes. Sentir un amor no es vivir palabras ni recitar sentimientos, es unir tu corazón con su alma y conseguir que su alma, viva en tu corazón.
        Te veo en cada una de mis noches, te respiro en mis días y en el recuerdo de tu abrazo, arranco las nostalgias de mi almohada. Te sueño esperándome y en mi pesadilla veo tu adiós, sueño con tus ojos abrazando mis labios y en mi despertar,  ni el rocío del amanecer llena las humedades que siempre en mí, acariciabas.
        Respiraba cada una de tus sonrisas y abrigaba con mi calor tus lágrimas, abrazabas mis tristezas y contenías mis errores. Sentirnos no era opción, era destino. Nuestro amor no fue casualidad porque ya estaba escrito, nuestra felicidad no fue coincidencia porque desde la eternidad los ángeles ya gozaban de nuestras ternuras. Quizás nuestro error solo fue una mal interpretada equivocación, una desidia estudiada y una  efímera debilidad porque somos humanos,  Quizás la simplicidad, ahorcó razones…Quizás el orgullo, rompió un cielo que jamás supo esperar…Quizás el sueño, jamás tuvo una ilusión para seguir viviendo.
        Y ahora que te escribo en mi reflexión, le pido perdón a la vida. Le pido perdón al destino, porque lo que en él está escrito no lo supe recitar, lo que en él está pensado no lo supe vivir y porqué todo el amor que te pude dar…Solo lo he podido expresar en mis versos, porque ya no tengo tu alma para llenarla con mi poesía.



         

miércoles, 28 de diciembre de 2016

PASIÓN Y CORAJE


            Mis ceras arden, mis añejos tintos sacan humo y mi pasión desenfrena infiernos. Abro mis manos soñando la caricia del lento despertar de tus pechos, peino mi piel en el sueño de tus ternuras, afilo los dedos  para que mis tintas perforen tu alma y cierro poco a poco mis ojos para sentirte plena. Despliego alas en mis deseos y dejo que vuelen en la imaginación de lo perverso, le miento al pecado y le juro fé a la intensidad de mi amor por ti.

            Coraje de poeta que renaces segundo a segundo entre mis versos, pasión de mis letras que fundes palabras en frases inimaginables, idiota esquizofrénico que desdoblas tu personalidad en los alientos de tus querencias y marchitas rosas que ni siquiera nacen…Porque no poseo una sola sílaba de tu pensamiento, una exquisita palabra de tu historia ni un diálogo de tus sentimientos. No tengo en mis manos tu cuerpo pero lo siento, no tengo en mis ojos tu aliento pero lo respiro, no tengo en mis labios tu saliva, pero la bebo en cada una de mis noches.
           

              Siento pasión y coraje, profundas ansias y rabia... Siento sueños y refundo mis puños en las cuatro paredes que me envuelven. Necesito que me hables de necesidad, deseo que tu cuerpo me desee tan dentro que ahogue de una vez por todas, las ansias de mis brazos por tenerte… Y en mi calma, quiero que tu luna escriba una carta de amor a mi alma…A esa alma que se rinde a la pasión y llena cada noche de coraje, mi corazón.


martes, 27 de diciembre de 2016

NO NACÍ PARA ESTO...


             Nunca quise nacer para tener un corazón roto, nunca quise vivir un desamor…Jamás pensé que soñarla, sería perderla y amarla, solo recordarla.  No creí que el olvido doliera y duele, no imaginé la soledad y ahora la tengo, no creí que la memoria fuera tan poderosa y la siento eterna. Si buscar una explicación es refugiarse en los miedos, mejor cierro los ojos y distraigo mis sentimientos. Si envenenar con su recuerdo mi tiempo es perderlo, mejor cierro la boca y dejo que las palabras duerman en el silencio. Si llorar por la música que pegó a mi cuerpo es suicidio, mejor cierro mis oídos y dejo que cualquier viento se lleve sus acordes.

             No nací para ser testigo de una traición, porque nunca lo merecí y cuando la sentí profunda…Solo escuché el desgarrador grito de mi corazón, el eco que tronó mi alma y una lágrima que hirió mi mejilla por siempre. Mis dedos se convirtieron en lápices y cualquier cuerpo en papel, llené noches y noches de lujuria despechada, confundí los deseos de mis salivas en el dulce alcohol y el incesante humo de mis cigarrillos, no daba tregua a mi respiración.   
        

             Tomé de la mano mis cuchillos y desafié cualquier aire que osara entrar, limpié las telarañas de la inocencia y en ella sembré la semilla de la desconfianza, limpié la transparencia de mis ojos y los revestí con los oscuros lentes de la malicia, me reí del pecado y prometí venganza a la vida. Compré cariño y recibí frías caricias, envolví mi corazón en puro acero y nadie lo pudo atravesar, ahogué el entendimiento en copa tras copa y cuando mi alma dijo ¡Basta! Dormí mi vida por cuarenta días y cuarenta noches y me sentí Dios…Porque Él estaba en mí y fue el único que detuvo mi degradación. Gracias, porque yo no nací para esto.


domingo, 25 de diciembre de 2016

PODER MENTAL Y PROFUNDO AMOR.


               En estos momentos quisiera tener el poder de escribir lo que siento en tu mente, quisiera perforar tu corazón con mis deseos, tu piel con mis caricias y tu alma con mi poesía. Sé que estás lejos, que la distancia todavía no inventa un pequeño espacio entre los dos y que mis miradas todavía no pueden atravesar tus ojos. A veces siento tu aliento penetrar mis entrañas y es cuando mi fuerza intenta desmoronar los muros de las eternas ansias por ti. A veces en mi sueño te escribo, te recito y también te leo…Pero siempre te veo dormida, tu cabeza acariciando mi hombro y tus manos relajadas sobre mi pecho.

                Y en el poderío de mi mente, deseo amarte, sentirte y gozarte. Levantarte de tu sueño y bailar pegados.  Explicarte el motivo de mi pasión en tu oído, dejar que mis manos recorran tu espalda y bailar sensaciones. Desnudarte poco a poco, oler tu perfume entre el caldo de mis ceras y juntar mis labios en cada acorde que me acerque a tu cuello…Poder escribir el temblor de mis dedos entre tus pechos, poder imaginar el profundo sentimiento que nace al arrancar la seda de tu piel, poder sembrar cada gota de mi sudor en tus gemidos, poder entrar en tu laberinto de ternuras y no salir jamás.


               No siempre poder es tener, pero en el tener  explicamos el poder…Porque un día serás realidad y querré tener todo el poder mental que ahora exprimo en mi soledad, porque un día serás mía y cuando desees que sea tuyo, sabré como llegar a tu profundo amor. Espérame, no te defraudaré.


DE TÍ APRENDÍ...


               Te di la mano, me transportaste al cielo de los ángeles  y sentí placer, soñé música y abracé tu alma. Dichoso de pertenecer a tu paraíso, elegido por ser la piel de tu amor y orgulloso por ser el lado romántico de tus versos. Me enseñaste que los paisajes los ilumina el silencio de la virtud, que cuando la luna no llena encantos es porque tu tristeza opaca su luz, que cuando el mar guarda silencio cuando haces el amor, es porque vigila que tu pasión sea marea alta.
                De ti aprendí que un beso no solo pega labios, sino que funde salivas y embravece sentimientos, aprendí que una caricia es capaz de escribir más letras que una carta de amor, aprendí  que el sudor entre dos es tan hermoso que si una de sus gotas derrama una ternura, terminará por germinar eternidad.
                De ti aprendí que una mirada tiene el poder de pensar, de hablar y de recitar. De ti aprendí que los gestos de unas arrugas dicen más que los de un mimo, porque en ellas está enterrada tu historia. De ti aprendí  que un abrazo es algo más que una cercanía, es dar y sentir, compartir y escuchar llover, quizás rezar un aliento y pensar que sus brazos, componen música en nuestro cuerpo.

                De ti aprendí que amar no es poseer sino dar y dar y dar. De ti aprendí  que el dolor no existe, que el sentimiento fácil se perdió en el medievo y que la superficialidad siempre escribirá ignorancias en nuestra vida. De ti aprendí que la seguridad se genera en la aptitud, en la educación y en la perseverancia por aprender a ser lo que realmente uno es. De ti aprendí que la religión es un invento humano, que el Creador llora cuando el amor no nace en la pureza del corazón y que tenemos tantos santos que nuestra infantil lucha, siempre cae en sus imágenes.
                 De ti aprendí que no es fácil escribir, porque una poesía puede liberar almas pero un mal verso puede equivocar destinos…De ti aprendí que tengo la magia de convertir mis noches en luz y mis días en sombra …Y aprendí que tengo el derecho, de aprender de mí.


SIENTE Y ESCRIBE


            Quiero que cierres tus ojos, que prendas tus ceras, que llenes una copa de un añejo tinto y que prendas un cigarrillo…Quiero que te sientas como yo me siento, que te sientas frente al blanco de un papel, que dejes que la inspiración, llene poco a poco las tintas de tus dedos y que abras tus ojos cuando empieces a escribir tus sentimientos.
             Te pondré en situación…Es nochebuena y la soledad es tu compañía. No hay llamadas, nadie toca tu puerta, a lo lejos se escuchan perdidos cohetes y rumores de risas ajenas a tu noche. De vez en cuando escuchas el abrir y cerrar de puertas que amagan las pobres hipocresías de estas fechas. Tu mente sigue en blanco porque esperas…Quizás esperas el milagro de la Navidad, pero debes de entender que la Navidad está en tu mente, en tu actitud y en salvar tus miedos.
              No hay milagro para ti. Sigues sumido en tus humos y no escribes nada, solo esperas. Y en la desesperación cae poco a poco la noche y en el silencio ves como tu copa derrama una y otra vez la botella de tu añejo tinto. La desilusión desamarra tu sueño, la desidia desnuda tu cuerpo y decides prender la fogata que le dé una explicación a tus preparados leños.  Una y otra vez, iluminas la cara de tu teléfono y ni siquiera una sonrisa te da, una y otra vez  calculas el recorrido de los minutos, de la medianoche y del ansiado amanecer.
             Y llega la tranquila y persistente ansiedad de no saber qué hacer. Se terminan tus humos, se acaba tu botella. Piensas y no puedes dirigir tu mente hacia ningún lado, tu razón no da cabida a la reflexión, sales a caminar para encontrar unos cigarrillos que expliquen una parte de tu extraña nochebuena, caminas y respiras y escuchas…Oyes gritos, risas, abrazos, simplicidades, peleas entre hermanos, patinar de ruedas y tus ojos meditan, enterrados en esas luces que nunca se apagan y que ayudaste a pagar con tus impuestos para que iluminaran tu nochebuena.
             No te creas único, porque en este “maravilloso” mundo somos muchos los que andamos solos, los que no sentimos un abrazo y los que…¡Maldición! ¡Ponte a escribir! ¡Escribe tus sentimientos y desahogarás tu alma!...Cuídate. Feliz Navidad. 





           

sábado, 24 de diciembre de 2016

NOSTALGIAS QUE RECORREN TU SANGRE


            Es tiempo de reflexión, es tiempo de sentarse a la mesa y arrimar a tu lado una silla, con los vacíos de tus nostalgias. Es la hora en que el recuerdo nos llena de melancolía, la tristeza de soledad y quizás el “hubiera”, de culpas. Es un espacio de vida en que dejamos que el escalofrío empape nuestra piel,  por un perdido abrazo que nunca dimos, por una caricia que nunca llegó a su destino, por unas palabras que jamás fueron escuchadas y quizás por un olvido, que nunca teníamos que haber consentido.
            Queremos recorrer esos túneles de luz que atravesaron nuestros seres queridos, seres que aún viven en nosotros pues su sangre recorre día con día nuestras venas. Almas que se fueron y que todavía sentimos impagables deudas con ellas…Porque fuimos testigos de sus viajes en esta tierra y vimos como sellaban su boleto de partida, porque sus corazones marcaron nuestro destino y jamás supimos escribir uno mejor para ellas, porque en su último aliento comprendimos nuestras errores y entendimos que el tiempo para enmendarlos, ya había extinguido.
              Razón humana que buscas explicaciones disfrazadas de sutiles excusas, miradas de silencio que voltean a una pared pintada de nada, pensamiento enredado en lágrimas que son tu única salida, repetidas oraciones sin eco y que no sirven para nada…¡Entiende! Son ellas las que oran por ti, son ellas las que ahora tienen verdadera vida, son ellas las que tienen la eternidad del tiempo en sus manos. Son almas que viven infinitos cuando tú lloras y cuentas minutos, son almas que ya te han perdonado porque viven en la pureza del amor…Son almas de luz.
                Pero en tus limitaciones, quieres seguir navegando tristezas y escribiendo inseguridades a los que ahora llevan tu sangre. No repitas errores…Abraza tus nostalgias y déjalas ir, porque ellas ya viven libertad.


            
           

jueves, 22 de diciembre de 2016

SOMOS MÚSICA


             Cambiaste y pudiste leer mi mente. Educaste inteligencia y me sintió tu corazón, cazaste los sentimientos de mi luna y les diste ternura, embriagaste mi mar en tus noches y te sentí tan profunda en mi piel, que la distancia se arrodilló ante la hermosura de tu alma…Y desde entonces navegamos juntos entre los vientos del amor, entre los versos de la eterna poesía, entre los paisajes de nuestro paraíso y entre los brazos de nuestra música.
            Enraizamos un sueño en nuestro  primer beso, crecimos entre  las aguas de nuestra pasión y llegamos  al punto exacto de madurez… Al momento en que siento la profundidad de mi ser, como parte de tu alma, al instante en que tu corazón domina mi sangre…A este día,  en que mis ojos lloran tus lágrimas y tus labios abren mis sonrisas.
             Deja que te mime porque en la vejez ya no existen excusas, en el final ya solo vive la luz y en tu piel, jamás otra caricia escribirá, lo que en ella tatuaron las tintas de mis dedos. Déjame consentirte porque en mi dulzura vives, en mis ojos miras y en mi boca, besas. Permíteme una vez más ser parte de tu cuerpo porque en él,  vive mi pasión y vibran mis deseos.  Permite que mi lengua recite poro a poro tu hermosura y deja que mis manos, te recuerden otra vez…Deja que recuerden la poesía que exige tu espalda, el verso que respira tu piel, la pasión que funde olores en tu sudor y deja que se pierdan por siempre,  en el exquisito negro azabache de tus cabellos.

             Somos música, somos la magia que envuelve acordes y escribe dulces pentagramas. Somos amor porque escribimos sueños y sembramos ilusiones. Somos envidia porque nos sentimos, nos abrazamos y nos gozamos, en un mundo de artificiales libertades. Somos pasión, porque en la exigencia de la posesión, derramamos todo el poder de nuestro ser. Somos uno y lo que escribimos lo cantan los ángeles, porque en nuestros sentimientos nacen las notas, en nuestras caricias las melodías y en nuestras almas, la música.


lunes, 19 de diciembre de 2016

ENTRE TURRONES, UVAS Y BURBUJAS...


          Sentí la noche cerrada entre los ecos de la melancolía. Vi pasar una vez más la nostalgia de un año vivido, de un año caminado entre las nubes de los sueños…De un año que ya escurre su agonía en los fríos de sus recuerdos.
          Rasguñé la esencia de mi pereza y puse los pies a trabajar, la mente a repasar y dejé que los sentimientos de “ un mundo mejor”  se escribieran solos. Cargué mi mochila, prendí mi cigarrillo y decidí mirar calles, observar vidas y callar mis vicios de soledad.
          Despilfarro de luces y colores, calles revestidas que gritan la urgencia de un próximo voto, cohetes y pólvoras que nacen en la ignorancia de nuestros impuestos…Oscuridades que pasamos a su lado y no vemos, pobrezas que no alcanzan a pagar el sutil papel de un recibo y están sin luz… Ya nuestras manos no sienten las incesantes quemaduras de esas maltrechas ollas, de esas ollas que no alcanzaron un aguinaldo que las llenara de alimento, porque vivimos en el lado ciego de un mundo que es más que la riqueza que día con día nos muestran, que es más  que el falso glamour que nos venden en revistas y periódicos, que es más que lo que aparenta el vecino, que tardará seis meses  en pagar su hipocresía y  en ver que no le sirvió para nada. Porque el mundo en el que vivimos, el verdadero mundo…Sufre cada día para comer, sueña cada noche en una esperanza y su Navidad es sentimiento, el sentimiento que nace de la pureza del corazón  y nunca muere en la eterna energía de cada una de sus almas.
        Compramos un mundo y nos engañaron, pero no hay derecho a devolución. Queríamos un mundo de amor y paz, un mundo donde la tierra se conectara con el cielo, donde el mar abrazara el dulce derritir de las nieves y donde las montañas desafiaran su hermosura solo con el viento del universo…¡ Nos engañaron!...Nos lo llenaron de sangre, atentados por doquier, muerte y soledades que ni siquiera conocemos su razón…Racismos desquiciados, locuras soportadas por leyes que ni siquiera escribimos, fundamentalismos que rayan esquizofrenias colectivas…Un mundo donde el ladrón que te roba la cartera en el metro, es lo mejor que te puede pasar.
        Reflexionemos la razón de ser de la Navidad, una razón que se hunde en la mediocridad de las religiones porque el poder político y económico ya las venció. Una razón que sobrevive porque existe una burbuja llamada familia que todo lo puede, que todo lo une y que en su abrazo esconde miedos y apaga infiernos. Cuidémosla, porque tiende a desaparecer. Y  somos nosotros los que poco a poco la sometemos al silencio del olvido, porque en el juicio queremos ser juez y parte, queremos ser razón y dominio…Queremos ser y no dejamos ser.  Es entonces que nos llenamos de divorcios, extrañas uniones, querencias que rayan lo sobrenatural, amores que van y vienen…Y cada Navidad esa familia, esa familia es diferente y por lo tanto, distinta en sus fundamentos. Poco a poco pierde vitalidad, año con año reinicia sueños y en Navidad sabe, que solo las cenizas del tiempo perpetuarán un recuerdo que en su olor, recita olvido.
        

         Por lo pronto, voy a disfrutar de mi turrón y de mis doce uvas sumergidas en las burbujas de la esperanza, de una esperanza que nació sin semilla…De una esperanza que agoniza en nuestro mundo.  Mi deseo es que el próximo año, sea algo más que tiempo, un poquito más que un sueño y mucho más que la paz que nos quieren vender… Un propósito de año nuevo: Escriban, lean, reflexionen, amen en la profundidad, sean mejores y quizás nuestro mundo cambie y lo podamos vender sino,  nos tendremos que quedar con él. Feliz Navidad y próspero 2017, con todo mi corazón un abrazo.


LÁGRIMAS DE MIEL


          Dejé que mi dedo recorriera tu mejilla y en su ternura acarició tus lágrimas, unas lágrimas que empaparon mi alma de miel.  Cerré tus párpados y sentí la profunda humedad de tus pestañas, gritando dolor.
         Escribiste tu vida en los brazos equivocados, abandonaste tus sueños en el limbo de un falso querer. Convertiste a un oscuro ser en tu religión y a sus palabras en tu credo…Y ahora que tu memoria solo está llena de tiempos perdidos, lloras vida y deshaces ilusiones en cada uno de tus versos.
         Soldaron amargura en tu vientre, te llenaron de ásperas caricias, desgajaron tu cuerpo y golpearon tu piel. Aguantaste una supuesta fidelidad que nunca te correspondió, destrozaron tus sentimientos, llenaron de sangre tus ojeras y cada vez que te levantaban una mano, tu escalofrío era tan intenso que el miedo era infierno y el dolor, una ansiada muerte.
          Quizás por siempre recordarás que en tu historia, hubo otra vida: Una vida que vestía sedas en el terror de un supuesto hogar, una vida que comía deshechos y bebía hipocresía, una vida que lloraba vida en el silencio de tus noches, una vida que solo explicaba la sinrazón de un machismo retrógrado, imbécil y perverso.       
         Resucita tu destino y no dejes que las lágrimas sean la explicación del infame poder de la violencia. Renace, porque en tus manos, germina día a día la semilla del amor. Deja que los sentimientos invadan tu piel, porque seguro llegará ese día, que serán acariciados en toda su hermosura. Cierra tus ojos y no llores, cierra los ojos y sueña, cierra los ojos y reflexiona…Cierra los ojos y vuelve a vivir.
         Naciste de la luz, eres su resplandor y en la eternidad, serás Sol. Reinarás sobre millones de estrellas, gozarás la ternura de mil lunas, tu silencio será viento  y tu amor levantará tantas olas que no habrá mar que las pueda abrazar. Tus ojos respiran verdad, tu aliento exhala esperanza, tu corazón late en cada una de las almas que tocas y tus lágrimas…Tus lágrimas son de miel.



         

sábado, 17 de diciembre de 2016

TU DECISIÓN


        Buscaste un héroe, un camino a seguir…Buscaste un lugar donde el corazón se convirtiera en piedra y no se rompiera en mil pedazos, buscaste una oración y quizás fue el resplandor del cielo, el único que iluminó tu decisión. Te encerraste y creaste tu propia isla. Ante la tristeza, dormiste tus ojos…Y en tu lucha interna,  no dejaste que nadie abrazara tu alma. Permitiste que tus miedos vivieran entre cuatro paredes hasta ahogarlos en su propia desesperación, aconsejaste paz a tu corazón y en sus latidos solo dejaste que fluyeran los versos de la libertad, escribiste nada en tu mente y en su blancura, renació tu historia.
         Y llegó el día, que la fuerza de tu destino, perforo el oscuro ostracismo. Poco a poco abriste los ojos y solo percibiste el halo del sutil desvanecimiento de la tristeza. Con firmeza, hundiste tus pies en la nueva luz y en ella tus huellas eran mágicas y doradas, tus manos no necesitaban aquella  piel para sentir y tu cuerpo ya no envejecía por ajenas decisiones, sino por tu dominio. Empezaste  a latir, desafiando la timidez de tu sangre y en el espejo del primer amanecer, viste la grandeza de la sonrisa de tu alma. 
        Refugiaste tu vida en la reflexión y sin darte cuenta sembraste las más hermosa semilla que el desamor puede dar: La libertad. Tus lágrimas la germinaron, tu silencio le dio vigor, tu soledad la acarició y entre los sueños del cielo, se enraizó en tu alma. Y ahora envuelto en su cariño ves cómo crece y crece. Abrazado entre sus largos brazos, ya sientes su infinito y muy pronto cuando esa semilla dé su fruto, conocerás la pureza del amor y en ella escribirás eternidad.



       

viernes, 16 de diciembre de 2016

PIENSA EN MI


       Quiero que hoy pienses en mí. No hay remordimientos, no existe el rencor. Solos tú y yo en el recuerdo, en el abrazo y en el momento. Imagínate otra vez a mi lado, imagínate en un sueño, en ese sueño que una vez dejamos incompleto por nuestros errores.  Un sueño donde las rosas marchitaron su vida y los mares secaron sus olas, ese sueño donde los duendes durmieron las hadas de la ilusión y los vientos deshicieron las querencias del cielo.
       Piensa en mí porque todavía eres mi deseo, eres mi poesía y en mis ojos, todavía vive la dulce mirada del amor. Solo te pido la mitad de tu noche, la mitad de tu luna…La mitad de tu sueño. Escucha esta música, ¿Te acuerdas? La bailamos pegados, la bailamos con el sentimiento de un abrazo, la bailamos con amor. Sus acordes ya se hicieron viejos pero siguen dando regalías y en nuestro corazón yo sé, que siguen dando dulces recuerdos.
        Dejemos que la noche nos dé un tiempo, un recuerdo…Una luna para compartir. Dejemos que el silencio abrigue nuestras camas, que la soledad llore sus encantos y que el alma del Creador siembre una semilla de paz en nuestros corazones. Abre tu corazón y deja que el viento de mi perdón entre en él porque yo ya abrí mi esperanza y en ella vive el deseo de tu amor.      

        En mis oraciones siempre dejo una cera encendida, la cera de la fuerza, la cera del perdón y la cera que fundirá su esencia para que el fuego siempre viva…Y ese fuego, recitará por siempre mi poesía, arderá por siempre en nuestros sueños y en mi muerte escribirá con sangre, mi pasión por ti. Piensa en mí, porque en tu perdón vive la ilusión y en ella, la razón de mi existencia.


TE SENTÍ Y ME SENTISTE


       

       Me sentí dentro de ti, sentí que tu alma arrancaba mis deseos, sentí que tu piel acariciaba una y otra vez mis sueños…Te sentí y dormí en tu verso, viví en tu poesía y desperté en tus brazos.  Viví ternura y vi cuando la noche desplegó mil lunas, cuando las estrellas escondieron  el chispeo de sus brazos para darnos intimidad y cuando el Sol tardó mil días en despertarnos.  Excité mis miedos, di libertad a mis pecados, arrugué los infiernos y te sentí en la profundidad del puro amor. En mis manos te desnudé y en las tuyas perdieron vida mis posesiones, escondí mis huellas entre tus cabellos y tus piernas abrazaron mi cintura. Te sentí y me sentiste. El verso cambió de nombre, el sentimiento revolvió su imagen y mojó su pintura, la literatura escribió nuestro libro y la ansiedad vivió su libertad. Pegaste tus pechos a mi almohada y recubrí tu espalda de vainillas y chocolate. Mis dedos revistieron su tacto de ternura y dejé que mis manos te envolvieran en sus caricias. Impregnaste mis labios con tu sudor, mi lengua tatuó miel tus hombros y en tu suave exhalación, poco a poco sentí crecer el vigor de mi pasión. Te revolviste entre las sábanas de nuestro amor  y en mis ojos desafiaste el viento de los ángeles, la hermosura de tu vientre  y la erección de tu femineidad. Te sentí y me sentiste…. Te sentí en la profundidad de tu mar, en la ternura de tu cuerpo  y en la fragilidad de tu alma. Bella y plena, hermosa  y completa. Te sentí mujer, te sentí  parte de la mano del Creador, parte de su milagro, parte de Él…Una lágrima nació en tu éxtasis, un verso nació de tu orgasmo y una poesía creció en ese abrazo, en ese abrazo que escribió un recuerdo en mi cuerpo, una prosa inacabable en mi corazón y un beso eterno en mi alma.
        Te sentí y me sentiste...Siempre te recordaré, te escribiré y te añoraré.


martes, 13 de diciembre de 2016

TIMIDECES


              Detuve mi vida, solo para pensar en ti. Detuve mis sentimientos, solo para que mi alma te sintiera, detuve mi corazón para sentir solo uno de tus latidos. Te sentí muy cerca. Tus labios solo acariciaron mis mejillas, cuando mi boca ardía por conocerte. Tus dedos, tocaron mis hombros, cuando mis manos querían abrazarte. Tus ojos no se atrevieron con mis miradas y solo dejaron que tus labios sonrieran. Quizás solo fue un momento, ese instante en el que el sueño, atraviesa un deseo, esa fracción de segundo en que la huérfana caricia, necesita de un sentimiento para crecer.
               Quise retener tanta emoción, pero solo vi el adiós en tu espalda. Quise escribir ese momento pero te llevaste mis versos, quise sentir  tu poesía, pero te llevaste sus sentimientos.  Quizás mi mano exhaló pobreza cuando tomó tu brazo, quizás mis palabras solo sudaron timidez, quizás  tu alma pensaba en otro corazón…Quizás ese instante, no fué nuestro instante.
                Recompuse el momento en mi mente una y otra vez, reviví emociones y siempre contuve mi pasión. Permití que mis ojos añoraran tu imagen, dejé que mis manos extrañaran la caricia de tus dedos, regañé a mis labios por no atreverse y a mi pensamiento por atenazar sus palabras. Pensé que el atrevimiento sería más osado, pero no estaba enseñado.  Pensé que mi imagen sería suficiente, pero mi alma no estaba entrenada…Pensé que mis hormonas harían el trabajo, pero mi timidez las venció.

                Timidez que escribes añoranzas y dejas que los vacíos recorran mi piel. Timidez  que eres dueña de mi alma y encoges mi corazón, timidez que la extrañas y buscas silencio, timidez que comes de su mano y huyes de mis querencias. Amiga timidez, deja que mis sentimientos encuentran un remanso de paz, un abrazo de amor…Una noche de pasión.


MI VIDA ES POESÍA


          Te busqué en el recuerdo del Universo, en el recuerdo de la historia y en el recuerdo de mis lunas. Te busqué en el cielo, te busqué entre mis infiernos y solo encontré deshechos.  Intenté recrear tu música pero aquellos acordes ya perdieron su melodía, intenté juntar versos perdidos  y nunca logré escribir un solo sentimiento.  Arranqué una por una aquellas hojas que un día fueron libro, embarré mis manos con sus viejas tintas y cuando mi corazón quiso leer su poesía, se arrugó mi alma al sentir tantos remordimientos.
            Tu distancia, abrió mis ojos porque en el amor cuando vive el rencor, muere la pasión. Y fue entonces que dejé que el Sol se adelantara a mis noches para que dejaran de existir, deje que el cielo brillara más que nunca, para no sentir tanta oscuridad, dejé que mi cuerpo vibrara en otros brazos para ya no sentir jamás tus temblores. Dejé de sudar porque mis poros recordaban tu piel, dejé de respirar la poesía del viento porque mis letras recordaban tu aliento y guardé mis labios en un rincón de mi alma para que tu tentación, jamás se atreviera a tocarlos.
            Arrastré mi soledad hasta el límite de mis sueños, alargué mis días hasta el último latido de mi corazón, detuve mis escritos hasta que la inspiración recitó sangre en sus tintas y cuando los espejos retrataron las ojeras de mi desidia, sentí una lágrima recorrer mi mejilla…Una lágrima que regaba esperanza, una lágrima que enraizaba un nuevo destino. Entonces alargué mi mano y le pedí unas migajas al amor, unas ansias a los deseos y fuego, a la perdida pasión.             
              Besé las aguas de mi mar, envolví mi cuerpo en su sal y renové mi espíritu en su fuerza. Dejé que los miedos se fueran entre sus olas, solté lastre y limpié los ojos de mi alma. Quise que el viento azotara mi corazón y descubrí que el cielo ya se lo había robado: Sus latidos eran nueva vida, su sangre era limpia y su color rebasaba el natural carmesí. Me sentí elegido, abrazado y acariciado. Era tanta la luz de las estrellas,  que reposó mi mirada. Era tanto el dolor que se fue, que descansó mi alma. Era tanta la ternura que sentía mi piel, que envidió la dimensión de los ángeles y fue tanto el amor sentido, que mi vida sin ti... Se convirtió en poesía.



              

AMOR VIRTUAL


             Me pediste una cita en el café de la electrónica virtual, en el mundo de lo desconocido, en el abstracto paisaje de la mentira…En el sublime balcón que da a una calle sin nombre, a una calle que solo existe en la sutil imaginación de un bajo deseo. Soledades compartidas, dedos y manos arrancando humedades, pasiones fingidas y sonrisas contenidas en la virtualidad de la red.

             Poesía que desdoblas querencias entre el sentimiento y la hipocresía, versos perdidos en apócrifas literaturas, leídos por cien mil paganos. Perversas imágenes  que esconden verdades y muestran paraísos, preparadas melodías que muestran un sueño que quizás se convierta en pesadilla. Necesidades al borde del caos, mórbidas vivencias, baratas experiencias que no abrazan ninguna realidad.


             ¿Te sentí?, no lo sé. Solo vi lo que no eras, imaginé lo que quería que fueras y escuché ruidos que confundí con un maquiavélico gemido. Prendí mis ceras en honor al momento, me serví una copa de tinto y prendí un cigarrillo. Empezó el espectáculo y lloró la ilusión, entristeció la razón y sucumbió la pasión… Cuando por fin bajaste el telón de tu teatro, apagué mis velas y me tomé con lenta sabiduría, toda la botella de mi añejo tinto, a la salud de aquellas personas que sí aman el circo. Buenas noches.


CREO EN TU FUERZA...


           Creo en la fuerza de tu mente, creo en la fuerza de tu voluntad,…Creo en ti.
           Creo en la pureza de tus besos, en la sinceridad de tus abrazos, en la transparencia de tus lágrimas y en la verdad de tu sonrisa. Creo en tu amor, en la ternura de tu piel, en la suavidad de tus labios y en la fuerza de tu pasión.
           En la voluntad está el don más precioso de tu libertad. Recuerda que de tu perseverancia nace la constancia y en ella la esperanza. Nunca te rindas, nunca te dejes de amar, nunca dejes de sentir la vida y así jamás olvidarás, haber nacido, para vivirla en su intensidad.
           No desistas en tu empeño, porque tarde o temprano lo conseguirás. Sueña, moja tus ansiedades en cada mar que encuentres, salta precipicios, escala montañas, camina por cualquier viento que se te atraviese y cuando creas que ya has llegado…Abraza libertad y vuela más y más alto. Imagínate y serás, escríbete y te recitarán. Lucha porque luego, lucharán por ti.
             Nunca detengas tus sueños, solo deja que fluyan y fluyan por siempre en tu mente. Siente como poco a poco se van realizando…Sigue imaginándolos, alimenta sus raíces y los verás crecer cada vez más y más cerca. Dibújalos, píntalos, escríbelos…Y un día, cuando los hayas atrapado, ponles un punto y seguido y ve por más. No te detengas.      
           Sueño más acción es realización. Creo en tu fuerza y lo conseguirás. Creo en tu lucha y en tu libertad. Creo en tu fe y en tu atrevimiento…Te siento en la oscuridad, pero tu luz es tan fuerte, tu mente tan poderosa y tu espíritu tan libre…Que en tu guerra, ganarás mil batallas…En tu vida barrerás ajenas condiciones y conseguirás tus sueños una y otra vez, una y otra vez...Una y otra vez. Creo en ti, creo en tu fuerza.



          

domingo, 11 de diciembre de 2016

PERDIDO EN COMBATE


         Objetivo: AMOR
         Armas: DOLOR, RECUERDOS, INSEGURIDAD E INMADUREZ.
         Día: QUE NO ESTUVIERA NUBLADO, PARA VERLO EN SU PUREZA.

                  Desaté la furia, apreté los dientes, juré venganza y oscurecí mis ojos. Me alié con el pecado, las sombras escogieron la hora y el olvido se hizo a un lado. Le prometí a la lujuria un momento, aseguré hiel en mis palabras y envidia para todos los amantes. Reafirmé soledades, arañé envidias y resané los espejos del orgullo. Abrí mis manos y en mis puños, estrujé nostalgias y melancolías. Puse viejas músicas a mis pies y les pateé el trasero tan fuerte como pude, leí todas las poesías que conseguí y obligué a la memoria a convertirlas en cenizas de vida.
                   Y llegó el día: Preparé mis armas, les di rencor y les puse una gota de odio en cada uno de sus gatillos. Convertí mi corazón en martillo y mi alma en cuchillo. Sequé lágrimas y afilé dientes. Mordí mis labios, esperé el momento y apunté los ojos al objetivo…Me acerqué y me cegó su luz, escuché la suavidad de sus gemidos y el calor de sus abrazos. Sentí de lejos, ternuras que nunca conocí, anhelos que poco a poco se transformaban en sueños, humedades que invadían mares de elegancia, sabores que traspasaban mi boca como lanzas de fuego…Y en un descuido, sentí una caricia, una caricia de amor que envenenó mi alma y desarmó mi corazón. 
                  En mi rendición le juré lealtad, le prometí libertad y lo convertí en religión. Lo abracé en la generosidad y dejé que mi alma acariciara su eternidad. Saqué un suspiro de mi corazón y lo transformé en lágrima, esa lágrima que ahogó el rencor. Obligué a mis sentimientos a convertirse en viento y así matar mi dolor, me propuse vivir para madurar y leer en la experiencia,  para que tanta inseguridad se suicidara  en sus malditas enredaderas.
                   Me perdí en un combate que nunca debí empezar. Me perdí en una odisea que va más allá de cualquier poder…Me perdí en combate, en un combate en el que siempre gana el AMOR.



                 

EL LADO OSCURO DE TU LUNA


             Estuve en el lado oscuro de tu luna y no me dió miedo. Por un momento, me abrazó el temblor de tus dedos, la soledad de tu piel y la inseguridad de tu alma. Crecieron ansias y deseos de conquistar tu corazón, nacieron versos y te recité dulces melodías, medité en tu vientre y olí cada poro de tu nostalgia. Pero mi gran pasión casi rompía tu fragilidad, mis besos mordían tus labios y nunca sentí el atrevimiento de tu lengua. Mis manos acariciaban tus pechos y en su erección, sentí frío.
              Despacito, arrodillé uno a uno mis sentimientos y dejé que poco a poco, se escribieran en tu alma. En silencio cerré mis ojos, para que los tuyos me sintieran; vestí de azul esa medianoche y dejé que los escalofríos del universo, recorrieran la desnudez de nuestros cuerpos. Me sentiste y te sentí, pero la osadía fue cobarde en el lado oscuro de tu luna. La inteligencia durmió las palabras y nunca creció la poesía, la gran sombra se adueñó de nuestros sueños y vivió el miedo,  cuando renació el recuerdo del pecado.
            

              Quise amarte esa noche, pero la tristeza apagó la sed de ti. Quise poseer tu hermosura, pero el polvo de negras estrellas, borraron tu cara…Quise cambiar tu historia y solo hundí la mía en las fangosas enredaderas de tu pasado. Estuviste en mi sueño y yo conocí, el lado oscuro de tu luna.


EN TU OLVIDO...


          Me quedé dormido entre las sombras de tu olvido y en el querido sueño, vi temblar las paredes de mi soledad. Sentí que tu cara se dibujaba en ellas, se difuminaron los colores de la vida y en el plasma de lo subliminal, acaricié tu piel. Entré en el bosque de los sentimientos y te busqué: Caminé el mundo de la fantasía y mi alma se llenó de quijotes y molinos de viento, salté entre ramas y obligué a mis sueños correr entre sus espinas, mis manos taparon luces, mis pies se enredaron una y otra vez en los lodos del fango  y cuando por fin mis ojos tocaron un rincón de tu mar, solo pude comer las putrefactas algas que arrancaron tus miedos.

           Olvido, letargo mental que pocas veces eres verdad. Olvido, sensación de indiferencia en la distancia de un querer…Olvido, lágrima que perforas emociones y amargas ilusiones.

           Inquietud y pesadilla, odio contenido y rencor asumido. Letanía aceptada en tu desamor, pausa y reflexión que no encuentra un solo eco en tus pensamientos. Distancia eterna que encoges minuto a minuto mis esperanzas, síndrome del olvidado que llenas mi piel de ampollas de sangre y cicatrices de remordimiento. Quisiera ser tú y poder olvidarme de mí, pero mi historia es demasiado importante para cambiar de alma y tu vida demasiado insignificante para poderla asumir. 
          
           Olvido, cáncer de vida que carcomes poco a poco la resistencia de un corazón. Olvido, palabra expresada sin el permiso de la memoria. Olvido, lanza de fuego que sellas el manuscrito de un destino.
           En tu olvido renazco y en él, escribo otra vida…La vida que merezco, sin ti.



         

sábado, 10 de diciembre de 2016

MAREA ALTA


            Sucumbí ante tu pasión, me perdí en tu profundidad…Sentí lo que nunca soñé, acaricié lo que nunca sentí  y en la dulce perversión de ese instante, enamoré mi piel de tu sudor.  Cresta de ola que alcanzaste tu clímax en mi cuerpo, miel que transpiras rosas, lágrima que escribes éxtasis en mis ojos…Sensualidad de mujer que poseíste mi alma hasta la extenuación del corazón.
            En mis dedos nacieron tus huellas, en tus labios vivieron mis besos, entre mis brazos crecieron tus pechos y en tus cabellos perdí mis manos. Poco a poco en mis sentimientos nació tu amor, en el silencio del deseo tu aliento penetró mi garganta y en la exhalación de nuestro orgasmo, el viento rompió con su fuerza nuestros miedos.
            Rasgamos sábanas, enaltecimos lunas, arrancamos tiempo de nada…Abrimos manos y dejamos que en nuestros puños viviera la pureza de la intensidad, la eternidad del instante y la ternura de la noche. Conquistamos poesía, descubrimos humedades, aprendimos que el dar no tiene medida, que recibir es gozar y que amar es compartir todo.                     

            Marea alta que nos transportas al sublime sueño del amor, marea alta que excitas almas al límite de la razón, marea alta que exprimes contorsiones y dignificas el profundo abrazo  de la generosidad, marea alta que expones libertad al desnudar nuestros cuerpos…Marea alta que me llenas de ansiedad, hazme tuyo cada día porque entre tus olas, escribiré la historia de una pasión.


viernes, 9 de diciembre de 2016

UN VIEJO AMOR


          Recibí una carta de un viejo amor, de esos amores que ya no hay, de esos amores que un día prendieron fuego en el corazón y dejaron sus brasas en tu alma…De esos amores que nunca leyeron el Kamasutra, pero como quiera que fuera, en cualquier posición y en cualquier lugar, tenía sus reglas y en su abrazo siempre había amor, ternura y osadía.

          Recibí la carta, bajo sospecha de sorpresa e ilusión por un recuerdo. Abrí el sobre y me dispuse a leer sus mágicas letras: Mi amor, hace tiempo quise decirte algo. Hace muchos años, que nuestras decisiones  separaron por siempre nuestras vidas. Nuestros errores, alejaron nuestros caminos y escribieron para cada quien nuevos destinos.  Te amo, siempre te amé y te seguiré amando en la eternidad. Porque lo que siento, no lo puedo esconder. Quiero que sepas  que por muchos años he llorado la falta de tu abrazo, la música de tus palabras y la protección que le dabas a mi alma. Mi corazón ya no fue el mismo, mi piel ya no quería otras caricias y mi boca secaba su dulzura cuando se acercaban otros labios. Mi vida se vistió de una querida soledad en tu recuerdo y mi corazón solo latía, cuando le recitaba tu memoria. Ya jamás te tendré, pero te aseguro que en mi espíritu, guardaré por siempre tu cariño.

           P.D. Dejé encargada esta carta para que te la mandaran el día de mi muerte. Besos.


           Nunca dejes que las palabras de tu corazón, solo vivan después de tu muerte. Dilas ahora y serás más feliz. 


martes, 6 de diciembre de 2016

UNA CALLE LLAMADA ILUSIÓN


         Hoy construí una calle. La llené de balcones con flores, pinté de blanco sus paredes y de pura arcilla, revestí su pavimento. En él sembré, pulgada a pulgada un sentimiento para que poco a poco se convirtiera en deseo y finalmente en un sueño. Dispuse en sus laterales, ordenadas casas. Pinté sus portales con música y no dejé que una gota de basura, ensuciara mi paisaje.
         Me senté en uno de sus portales e invité a la gente pasar, a caminar…A vivir mi calle. Los ví reír, llorar y más de una olió de pasada mis sentimientos. Los escuché hablar, maldecir y a veces juzgar. Los sentí con prisas, con ansias y de vez en cuando mostrando el lado amargo de su soledad. A más de uno le tendí mi mano y creyeron que estaba pidiendo, cuando solo quería saludar. Les sonreí y creyeron que estaba loco, les hablé e ignoraron mi palabra.

         Y preguntaron por los vecinos y solo les dije: “El qué dirán”, no vive aquí; “la soledad”, se cambió a otro barrio, “el desamor” ya vive en otra ciudad y el “chisme” está enterrado bajo el pavimento. Pero tengo buenos vecinos, aquí vive “la libertad”, “la expresión”, “la poesía”, “el verso”, “el amor”, “la vida”…No lo comprendieron y poco a poco mi calle se fue quedando sola y caminaron hacia su mundo, ese mundo que destroza corazones y pervierte almas.
           Cerré mi calle. Ya no quise compartir mi sueño. Puse un letrero en la entrada: “Por favor solo caminen por mi calle los soñadores, los generosos y los que todavía creen en los Reyes Magos. Mi calle se llama “ilusión” y en ella muere la amargura, desiste el orgullo y fallece el pecado. Si usted es humano, por favor, antes de entrar pregunte si puede pasar. ATTE,  LA ADMINISTRACIÓN”.


EL JUEGO DE TUS MIEDOS


         Ya entendí que para ti, solo soy un juego. Dejo que mis ojos miren al cielo y solo mis lágrimas, enturbian su grandeza. Dejo que mi boca exhale su viento y me lleno de Universo. Abro mis manos y en ellas solo recojo las cenizas de tanto desamor y  de tanta desilusión.
          ¿Por qué cada vez que abro mi corazón, lo abren en canal y beben su sangre? ¿Por qué cada vez que dejo que escriban en mi alma, sus tintas la queman? ¿Por qué cuando mi cuerpo arde en pasión, nadie lo abraza? ¿Por qué siento que mis sentimientos, no los sienten? ¿Por qué mi felicidad solo la encuentro entre la luz de mis ceras, el humo de un cigarro y el sabor de mis añejos tintos?
           Palabras, intenciones, promesas y de vez en cuando, una caricia. Poesía, letanías de vida, rojas lunas de ajenos vientos y de vez en cuando, un beso que sabe a distancia. Citas, cafés, historias nacidas en la hipocresía humana y de vez en cuando, la perfumada habitación de un motel.  Cantinas, calles que lloran dejadez y soledad, luces que claman su jubilación y de vez en cuando, un abrazo que sabe a misericordia.
            Vida!  mórbido paraíso para los que solo sabemos dar, sin recibir. Vida! ¿Cuánto me darías por cambiar tu mundo? ¿Cuánto te daría por saber cuándo me darás? ¿Cuándo me dejarás, para saber cuánto amaré? ¿Cuándo  me explicarás tu destino, para ya dejar de llorar y empezar a soñar?           
           Envolviste mis sueños en el laberinto de tu ajedrez y siempre fui tu peón más adelantado. Jugaste serpientes y escaleras con mis ilusiones y siempre regresé a tus infiernos. Me convertiste en videojuego y fui el castillo, donde conquistaste a tu adinerado príncipe…Y ahora quieres que sea tu lágrima, porque el príncipe se convirtió en sapo.
           Me convertí en tu juego de mesa, en el juego de tu vida…En el juego de tus miedos.



           

domingo, 4 de diciembre de 2016

ADAGIO


          Le escribí a la luna, avergonzó la mirada y se escondió tras la nube de sus miedos. Atravesé las tinieblas de cien precipicios y el eco no repitió mis palabras, Intenté cambiar mis paisajes y ningún Sol iluminó nuevos colores…Me sumergí en ajenos bosques y solo encontré laberintos de vidas perdidas en sus ansias, encontrando sólo  falsas salidas.

          Arranqué miedos en soledades impuestas, abracé infiernos que solo el pecado conocía, extrañé sábanas que nunca supe como abrigar y en mi osadía, quise cambiar conciencias y solo me llenaron de culpas…Y ahora sumerjo mi alma escuchando viejas músicas que abrazan mejores tiempos, músicas que expanden un espacio en mis sentimientos…Músicas que adornan los rasguños de una soledad, que ya perfora mis venas. 

         Viejo adagio que cuentas historias y renuevas escalofríos con tus leyendas, adagio que desempolvas amores conquistados y pones cada día un clavo,  en el ataúd del desamor. Adagio de vida, adagio de muerte en el desamparo de la ilusión, en el fin de la esperanza…En el infinito de la nostalgia. Viejo adagio, ya no me cuentes las ternuras de tu pasado, solo envuélveme con la magia de tus sueños, con la sensación de amanecer en unos brazos, que ahora solo viven en la imaginación y dame la oportunidad de volver a vivir.




       

sábado, 3 de diciembre de 2016

FEELING BLUE


      Siento ese acorde que desdobla mi personalidad, ese acorde que inflexiona mi sentimiento…Ese acorde que da vida a un sentir. Dulzura y perversión, música y baile. Sangre que revientas los poros de mi timidez, sudor en espera…Éxtasis que cambias el color de mi piel.

       Medianoche azul, azul de un sentir que no tiene palabra que lo defina. Sensación que vives en brazos de una mujer sin tenerla, sensación que conviertes en caramelo un instante…Sensación que llenas mi alma de un sentimiento, que solo los ángeles saben entender.

       Éxtasis solitario que deshaces miedos, exquisito silencio en el pentagrama de mi música, sinfonía de hadas y duendes que abrazan mis paredes. Orgasmo subliminal que entiendes agonías y comprendes soledades, bosque que enredas pasiones y oscureces realidades…Desierto que llenas mis ojos de arenas y oasis.


      Azul, vientre azul de vida…Sentimiento de un momento, atravesada virginidad de un instante. Colapso emocional que invades mi razón entre humos y  añejos tintos, razón que por un segundo das vida a mi vida y en ella organizo mis sentimientos.  Te comprendo y ahora sé que necesito amor, amor para vivir, amor para escribir, amor para recitar…Amor para poder dar.


MUJER DIVINA


        Te apellidas ternura y tu nombre, escribe caricias en mi biografía.
        Cuando mis oídos escuchan el rumor de tu viento, siento mi aliento en tu inteligencia, mi suavidad en tus pensamientos y tu magia, recorriendo poro a poro, mi piel… Cuando tus labios crean una palabra, ésta se convierte en verso de mi poesía.

         Cuenta la leyenda, que un día el Creador juntó sus manos y entre ellas vió una pequeña semilla que poco a poco germinaba en el divino sudor. Era muy pequeña, frágil y escurridiza. Pensó en Amor y le dio corazón, meditó su destino y le dio coraje, rezó sus miedos y uno por uno, los llenó de esperanza. Ya oscurecía y se durmió pensando en su nueva creación…

         Despertó y sus ojos no daban crédito a tanta hermosura, a tanta belleza, a la sublime exuberancia que solo él podía crear. Ya no era necesaria la luz pues su aura irradiaba el resplandor de mil estrellas, ya no era necesaria la imaginación pues sola,  se reinventaba en cada segundo…Ya no era necesario el sueño, porque en ella, se reencarnaba minuto a minuto.    
      
          Y fue entonces que llenó su creación con una caricia para que ella la multiplicara y se llenara de ternura…La llenó de tanta comprensión que el entendimiento se hizo a un lado, le dio el poder de amar sin tener que recibir y las avaricias se escondieron por siempre en el infierno, le dio el sentimiento de llorar y la sonrisa del cielo, abrazó su alma.

          Plantó en ella una gota de inteligencia  y se convirtió en mar de sabiduría, pensó en deseo y ella lo convirtió en pasión…Pensó en su nombre y dijo: MUJER.



    

SÉ, QUE YA NO ME SIENTES...


            La vida endureció tu corazón y cuando me acerco a ti, siento una lágrima de tristeza en cada uno de sus latidos. Los atajos que emprendiste, rasguñaron tu alma y ahora cada vez que intento abrazarla, siento la profunda aspereza de sus cicatrices. Escribiste tu historia y te olvidaste de la mía. Despegaste nuestros caminos y el tuyo llegó a un bosque tan profundo, que ni el sol se atreve a tocar.
            Convertiste una ilusión en quimera de infieles amantes y ahora en mis sueños, solo te veo vagar entre  pesadillas. Miro tus ojos y solo veo la intensa lucha que sostienes contra tus demonios. Acerco mis labios a tu boca y el escalofrío ya no invade tu piel…Acaricio tu espalda y mis dedos ya no resbalan en su elegancia.
            Perdiste suavidad, acabaste con la ternura de tu ángel y es tanta la tristeza que muestra tu rostro, que incluso la sonrisa, ya no invade las comisuras de tus labios. Tú música abraza desdén y hunde tus sentimientos en un romanticismo pactado con anhelos perdidos. Tu abrazo es frío, tu beso distante, tu palabra aún es amiga de la mentira y tu orgullo, ese orgullo que pudrió tu destino…Sigue siendo más fuerte que el viento de mi amor.
            Te quiero mucho, pero sé que ya no me sientes. Te amo desde mi alma e intenté rescatar esa semilla que un día enamoró mi corazón. Te siento desde el crujir de mis entrañas y es tanto el deseo que tengo de ti, que todavía no puedo escribir una palabra, sin que recuerde en ella, una de tus caricias.

            Quizás sea el momento del adiós, quizás sea el instante en el que la pasión y el orgullo, se divorcien por siempre…Quizás sea esta noche, la noche de la luz al final del túnel, la noche de nuestro último abrazo, la noche de nuestro último beso… Este sentimiento, no lo depositaré en tu mesita de noche, lo dejaré escrito en mi camino y hundiré mis huellas en otros atajos que reescriban mi destino...Porque ahora sé, que ya no me sientes.


viernes, 2 de diciembre de 2016

MUJER DE MIS SUEÑOS


            Escúchame y mantén activa tu libertad. Separa los brazos de tu cuerpo para que entre ellos, entren mis noches, vomita tu orgullo para que mi alma sienta tus latidos. Te hablo a ti, mujer de mis sueños, porque hoy te quiero amar. Quiero estremecer tu alma hasta el gemido de tu aliento, quiero poseer tu hermosura hasta que se arrodille mi luna, quiero que seas mía para poder gozar toda la poesía de tu cuerpo…Quiero acariciar tu piel, besar tus ojos, dejar que mis dedos enreden pasión entre tus cabellos y quiero que tu líbido se contagie de celos,  en la profundidad de mis humedades.
             Necesito sentirte, necesito que el tiempo nos haga un espacio y lo llene de rosas. Necesito que tu olor transcienda mi respiración y se pegue por siempre en mi piel, necesito que tu espalda acaricie mis dedos,  necesito que tu sudor calme la sed de mi pasión y necesito perder mi vigor entre la ternura de tus caricias. Te deseo como nunca he deseado, te deseo como el ocaso absorbe lunas, como el mar excita su marea y como mi boca pide en silencio, la miel de tu alma.
               Rasguñaré distancia, cambiaré paisajes y brincaré la frontera del pecado. Serás mía porque en mis sueños está tatuado tu nombre, en mi cuerpo solo se respira tu aire y en mi pensamiento solo vive tu corazón. Serás mía porque mi poesía así lo exige, porque mi prosa necesita tu aliento para sentir, porque mi pasión es tan fuerte,  que en tu descuido, mandaré mi alma a recogerte. Serás mía porque el orgullo me lo pide, porque lo escribieron mis versos y porque mi corazón solo se llena con la sangre de tus latidos.              
              Escúchame y abre tu alma, escúchame y sentirás la dulce vibración de mi deseo, escúchame y oirás como se derriten mis sentimientos, escúchame y deja que tus ojos reciten mis versos y así jamás, un miedo recorrerá tu piel.
             Te hablo a ti, mujer de mis sueños…Deja que todo fluya…Deja que el amanecer sea el único juez de esta noche…Deja que mi amor, nade por siempre, por las olas de tu cuerpo.



          

miércoles, 30 de noviembre de 2016

TU BESO...


           Escuché una palabra en tu beso. El aliento confundió mi saliva, tu lengua tocó mi alma y tu sabor, llenó de miel mi corazón. Temblaron mis labios al rozar tanta suavidad, lloraron mis encías ante la blancura de tus dientes y esa dulce sensación, cerró mis ojos.
            Sentimos calor, pasión, atrevimiento y deseo. Sentí calor, ese calor que nace de la sangre y nunca muere, ese calor que enchina piel y levanta poder…Ese calor que invade intimidad y deshace miedos. Ese calor que escribe versos y recita poesía.
           Sentí pasión, esa pasión que nace de la libertad y no escucha razones, esa pasión  que entre puños, arruga sábanas y deshace soledades…Esa pasión que desboca fierezas y pervierte ansiedades. Esa pasión que enciende fuego y deja brasas.
            Sentí atrevimiento, porque tu dulce voz lo excitó. Sentí atrevimiento porque en mi boca vive la osadía y tú la besaste, sentí atrevimiento porque tus manos acompañaron tu beso, porque tus caricias me lo pidieron y porque caí en la profundidad de tu deseo. Sentí atrevimiento porque fuiste tú, quien besó mis labios. 
          Sentí deseo, ese deseo que confunde religiones y explica pecados, ese deseo que mata pensamientos y expande letras…Ese deseo que nace de lo profundo y crece en tu piel. Quisiera que la vida me explicara ese deseo, ese momento en el que se juntan nuestros labios, el instante en el que mi lengua penetra tu boca y en ella abrazas el milagro de mi éxtasis.
          Un beso, sentimiento del corazón…Tu beso, tatuaje en mi alma.



  

      

martes, 29 de noviembre de 2016

CUANDO ME DIGAS ADIÓS...


           Te sentiré en silencio y te gozaré en la imaginación. Rasguñaré las paredes de mis fríos y entre ellas hundiré tu recuerdo. Gritaré, estremeceré lunas  y cuando el eco de mis gemidos, encoja la noche…Sabré que ya no estarás a mi lado. Será entonces cuando mis puños, arranquen las vísceras de la memoria, será entonces cuando se duerman por siempre los escalofríos de mi piel y será entonces cuando el verso muera, entre las espinas de tus secas rosas.
           El cielo anunciará el momento: dormirán las estrellas y desde el infinito nacerá el mal viento, el mar embravecerá sus olas y borrará mis playas, la luz será sombra y el infierno llenará mis paisajes de cenizas; el miedo será excusa y el amor será rencor, la caricia encogerá sus dedos y la palabra se convertirá en remordimiento, la ternura se llenará de aspereza y el pensamiento de pecado.
         …Y entonces ese camino que empezamos juntos, desdoblará su solidez en senderos…Senderos que quizás se conviertan en malditos atajos…Atajos que quizás, nunca nos lleven a ningún lado.        
         …Y entonces quizás buscaremos regresar, pero nuestro orgullo olvidó dejar las migajas de pan que recuerden nuestra historia. Llegaremos al final del camino y la palidez del alma, nos recordará la sinrazón. La resequedad del corazón, no encontrará una poesía que regenere su sangre y nos hundiremos en el baúl de la nostalgia, buscando un olvido que marque por siempre nuestro recuerdo.
         Amor que ilusionas vida, llenas sueños y lloras despedidas.  Amor que invades destinos, enalteces deseos y te conviertes en altar de pasiones…Amor que un día te tuve en mis brazos, te arrullé y te acaricié para que fueras eterno…Y ahora me dices adiós.


          
          

          

lunes, 28 de noviembre de 2016

TE SEGUIRÉ...


           Si me das permiso te seguiré, te seguiré por el resto de tu vida, te seguiré donde el viento calme su fuerza y donde el mar descanse su ocaso. Te seguiré donde el cielo renace lunas, donde el infinito se hace mayor y donde la eternidad esconde sus vergüenzas. Te seguiré hasta donde la creación crea,  que soy parte de ti.
           Te seguiré en tus días y reencarnaré lunas en tus noches. Te seguiré entre espacios y tiempos, te seguiré entre caricias y versos, te seguiré entre miedos e infiernos. Te seguiré de cerca, tan de cerca que tu vida no tendrá sentido sin mí, tan de cerca que tus labios confundirán el aire con mi saliva, tan de cerca que tus latidos ya serán míos.
             Tengo el poder del amor para bajarte mil lunas, tengo el poder de mi piel para escribirte mil ternuras, tengo el poder de mi vigor para poseerte hasta el alba y tengo el poder de la pasión, para que nunca me olvides. Tengo un don en mis dedos para que tu espalda se erice, tengo un don en mi corazón para que tus ojos se cierren…Tengo un don en mi alma, para que tu memoria me recuerde por siempre.
            Te seguiré y te idolatraré, te seguiré y te adoraré. Te seguiré en tus paisajes y juntos iluminaremos sensaciones, te seguiré en tus versos y juntos crearemos poesía…Te seguiré en tus noches y juntos encelaremos lunas. Te seguiré  en tu vida y juntos, escribiremos nuestro destino.



           

sábado, 26 de noviembre de 2016

SÉ FELIZ, SÉ LIBRE.


      Qué bonita y hermosa es la libertad, La soñamos, la tenemos, la abrazamos…Nos la quitan, la recuperamos, la envidiamos y a veces la odiamos. Que bella es la libertad…Disfrutamos su elegancia, hablamos en su expresión, cantamos en su música y a veces gozamos la miel de un éxtasis compartido en sus abrazos.
       Me tomé una copa con ella. Abracé su soledad y hablamos. Escuché el sufrimiento por no ser querida y entristeció mi alma cuando se comparó a una oración…Esa oración aprendida que recitamos solo cuando la necesitamos, esa oración que no sale del corazón sino de la memoria, esa oración que solo emerge en la urgencia del genocidio. Y en sus largos brazos me explicó su alcance y también su enfado por no tener una bandera, el estandarte que la distinguiera…El sueño que le diera un porqué vivir.
        En mi regazo se arrulló y se durmió…De repente su aliento, iluminó mi mente y en ella ví los sueños de nuestra libertad, esos sueños que atenazamos en sus manos,  esos sueños que se escurren entre nuestras lágrimas de impotencia, cada vez que la necesitamos…Esos sueños que quizás no merecemos y que en su libre albedrío nos permite tener la opción de volar.  
         Y en la virtualidad de ese regazo conocí sus deseos, sus ilusiones y sus miedos. La acaricié, dejé que mis cobijas abrigaran sus fríos y entre gotas de sal, dejé que mis lágrimas siguieran leyendo su historia: Reí y lloré, avergoncé mi raza y ví luchas entre nuestras hipocresías.  Sentí como desdoblaba sus largos vientos para consentirnos y vi como su imaginación retaba conceptos y revivía muertas leyendas. En los ecos de su memoria, escuché gritos de pasión y gemidos de amor. En sus archivos reviví conquistas, abracé nuevas tierras y descubrí preciosas semillas en renovadas conciencias. 
         No dejé que despertara, porque sus sueños endulzaban mis carencias. Dejé que su hermosura siguiera resplandeciendo entre mis brazos y de vez en cuando dejé que mis labios besaran su frente. Emocioné mi libre albedrío con su mirada, arranqué de una vez por todas los miedos de mi alma y con su quietud y en el éxtasis del silencio…Comprendí que ella, sería mano y cuna de mis sueños.      
         Nunca dejes que una palabra salga de tu boca, sino es libre. Nunca dejes que una letra se escriba en tu poesía, sino es libre. Nunca dejes que un grito salga de tu alma, sino es libre. Nunca dejes que una caricia salga de tu cuerpo, sino es libre. nunca dejes que tu destino, viva y crezca, sino es libre.
         Te saludo desde la fe en la libertad. Sé feliz...Sé libre.