martes, 29 de noviembre de 2016

CUANDO ME DIGAS ADIÓS...


           Te sentiré en silencio y te gozaré en la imaginación. Rasguñaré las paredes de mis fríos y entre ellas hundiré tu recuerdo. Gritaré, estremeceré lunas  y cuando el eco de mis gemidos, encoja la noche…Sabré que ya no estarás a mi lado. Será entonces cuando mis puños, arranquen las vísceras de la memoria, será entonces cuando se duerman por siempre los escalofríos de mi piel y será entonces cuando el verso muera, entre las espinas de tus secas rosas.
           El cielo anunciará el momento: dormirán las estrellas y desde el infinito nacerá el mal viento, el mar embravecerá sus olas y borrará mis playas, la luz será sombra y el infierno llenará mis paisajes de cenizas; el miedo será excusa y el amor será rencor, la caricia encogerá sus dedos y la palabra se convertirá en remordimiento, la ternura se llenará de aspereza y el pensamiento de pecado.
         …Y entonces ese camino que empezamos juntos, desdoblará su solidez en senderos…Senderos que quizás se conviertan en malditos atajos…Atajos que quizás, nunca nos lleven a ningún lado.        
         …Y entonces quizás buscaremos regresar, pero nuestro orgullo olvidó dejar las migajas de pan que recuerden nuestra historia. Llegaremos al final del camino y la palidez del alma, nos recordará la sinrazón. La resequedad del corazón, no encontrará una poesía que regenere su sangre y nos hundiremos en el baúl de la nostalgia, buscando un olvido que marque por siempre nuestro recuerdo.
         Amor que ilusionas vida, llenas sueños y lloras despedidas.  Amor que invades destinos, enalteces deseos y te conviertes en altar de pasiones…Amor que un día te tuve en mis brazos, te arrullé y te acaricié para que fueras eterno…Y ahora me dices adiós.