sábado, 10 de diciembre de 2016

MAREA ALTA


            Sucumbí ante tu pasión, me perdí en tu profundidad…Sentí lo que nunca soñé, acaricié lo que nunca sentí  y en la dulce perversión de ese instante, enamoré mi piel de tu sudor.  Cresta de ola que alcanzaste tu clímax en mi cuerpo, miel que transpiras rosas, lágrima que escribes éxtasis en mis ojos…Sensualidad de mujer que poseíste mi alma hasta la extenuación del corazón.
            En mis dedos nacieron tus huellas, en tus labios vivieron mis besos, entre mis brazos crecieron tus pechos y en tus cabellos perdí mis manos. Poco a poco en mis sentimientos nació tu amor, en el silencio del deseo tu aliento penetró mi garganta y en la exhalación de nuestro orgasmo, el viento rompió con su fuerza nuestros miedos.
            Rasgamos sábanas, enaltecimos lunas, arrancamos tiempo de nada…Abrimos manos y dejamos que en nuestros puños viviera la pureza de la intensidad, la eternidad del instante y la ternura de la noche. Conquistamos poesía, descubrimos humedades, aprendimos que el dar no tiene medida, que recibir es gozar y que amar es compartir todo.                     

            Marea alta que nos transportas al sublime sueño del amor, marea alta que excitas almas al límite de la razón, marea alta que exprimes contorsiones y dignificas el profundo abrazo  de la generosidad, marea alta que expones libertad al desnudar nuestros cuerpos…Marea alta que me llenas de ansiedad, hazme tuyo cada día porque entre tus olas, escribiré la historia de una pasión.