https://publishers.propellerads.com/#/pub/auth/signUp?refId=Tilr HISTORIAS DE ITACA: PIENSA EN MI O NO.

domingo, 29 de abril de 2018

PIENSA EN MI O NO.



                  Piensa en mí o no, porque te daré esa clase de amor que en su primer suspiro sentirás de verdad, ese que en su aliento me dirás que lo inventó la divinidad y ese que cuando lo tengas en propiedad, te explicará que ese deseo escrito en mí, es parte de tu inmortalidad. Piensa en mí porque soy hombre y te quiero en profundidad, de niño no quería muñecas y aún así te soñé desde mi inocente edad, de adolescente le dije a mi hormona que me dejara en paz y ahora que estoy listo para amar, eres tú la escogida, para ser parte de mi eternidad. No es fácil sentir y explicarle al cielo esta realidad, no es fácil abrir el poro y saber que quizás no lo llene tu humedad, no es fácil vivir cuando tú no estás ni respirar si en el oxígeno, no está un átomo de tu beldad.
                  Piensa en mí o no, porque ya mi piel se desnudó para recibirte en totalidad, mis ojos no ven más allá que la sal de tu mar, tus sentimientos y tu espontaneidad, mis dientes ya tus labios quieren apretar y mi lengua necesita con ansiedad, entre tus cabellos nadar. Desnúdate porque aun en el pensamiento tus senos quiero acariciar, de tu saliva me quiero emborrachar y entre tus piernas mis temblores cuestionar. Gírate despacito porque es mi pecho al que tu espalda se quiere pegar, es mi aliento el que atrevido te quiere respirar y son mis manos las que por tu cintura, te quieren abrazar. Mírame porque en ti quiero entrar, saber a qué sabe tu humedad, abrigarte del frío de mi escalofrío y de tu alma poder arrancar ese espíritu, que por siempre será mío.
                Sé que el camino no es fácil de andar porque no solo al pensar me vas a encontrar, no solo por cruzar el mar me hallarás y no solo por leer mis prosas en la oscuridad, me conocerás. Quizás de frente sea diferente pero de osada será atreverte, quizás de lado sea más cercano y tendido complaciente, quizás te parezca muy callado o quizás con un café en la mano te explique, lo que hay en mi mente. Pero jamás pienses que ya has llegado, porque sentirás que tu alma no esperaba tanto, a lo mejor te explicaron que mis brazos no eran tan largos o que mi boca no soñaba tanto como tus labios, quizás la espera te carcomió entera o quizás tanta vereda, te impidió ver la verdad o la cima entre tanta nieve espesa. ¡No me tientes porque todavía tocarme no puedes, sentirme creo que mereces pero la distancia no te obedece!
                Piensa en mí o no y mírate, escoge el más preciado espejo, el reflejo de cualquier luna o la tersa duna de un lejano desierto, deja que el agua resbale sobre el  río y quizás en su albedrío, me dibuje en tu destino. Quizás sea yo el que mirarte no merezca, el que poseerte no pueda o el que acariciarte no deba. Quizás sea yo el que pensarte deba, el que en la oscuridad te lea, el que pula ese espejo, el que invente un reflejo y el que suavice esa duna de tu desierto. Deja que sea yo el que anude el tiempo, el que desvanezca en la distancia el aliento y el que arrugue en el espacio tanto silencio. ¡Déjame serlo! porque en mi anhelo le pediré al artista del cielo que te pinte en cada burbuja, en cada gota y en cada piedrita redonda que el destino dibujó, en el dulce albedrío de aquel rio que en su creación, tanto amó. Y será entonces que en tus ojos me miraré y desde tu alma me poseerás, en tu boca aprenderé y tus labios me enseñarán, de mi saliva te mojaré, con mis lágrimas te explicaré y cuando una sonrisa nazca en mi cara otra vez, sabrás, que por siempre te amaré.