https://publishers.propellerads.com/#/pub/auth/signUp?refId=Tilr HISTORIAS DE ITACA: HOLA, ¿COMO ESTÁS?...

viernes, 24 de noviembre de 2017

HOLA, ¿COMO ESTÁS?...


            Hola, ¿Cómo estás?

            Hoy amanecí pensando en ti y de pronto una ventana se abrió.

            Un amable rocío se apoderó de mí y la nostalgia devino sentimiento, la música tu recuerdo y una caricia de viento recorrió mi piel hasta el profundo escalofrío. De frío sudor empapé mi cama, de tu olor mi almohada y de tu seda mis sábanas.

            Hoy amanecí pensando en ti y sentí al cielo abrir su color.

            Pinte tu sonrisa en una nube, tus ojos en el horizonte y tu pelo en mi mar. Con el pincel de mis labios sequé aquellas lágrimas que explicaron aquel suspiro, aquel adiós que atravesó mi alma y aquella postrera mirada que lloró mi destino. Con el lápiz de mi tristeza, solo dibujé la sombra de un grito, un grito sin letras, un grito de rabia.

            Hoy amanecí pensando en ti y vi mi corazón latir en tu mano.

            Vibró fuerte un abrazo en la imaginación, un anhelo deseado y la promesa de un “hasta luego” que jamás se cumplió. Caminó despacito esa sensación de vacío, de sueños rotos y melancólica espera. Viajaste en el miedo y el infierno quemó sus azufres en el vientre del profundo desamor.

           Hoy amanecí pensando en ti y leí mi libro en tu regazo.

           Y cada página hablaba de ti, de mí y de los dos. Cada verso era una oda de amor y en cada estrofa salpicaba una pasión, nacían hermosas palabras y nuestras músicas bailaban solas en el abrazo de la seducción. De él fuiste prólogo y capítulo, de él fui tilde y rima, de él tu partida fue epílogo.

          Hoy amanecí pensando en ti, el alma se encogió y mi corazón lloró

          Despuntó el nuevo día, un sueño se desvaneció y una ilusión me regeneró: el cielo escribió una imagen en mis ojos, un verso a punto de ser poesía, una caricia a punto de ser tocada y un sentimiento a punto de ser sentido. El destino me vistió con su ternura, el cielo cambió su color y cada nube se disfrazó de Luna, el horizonte se despegó de su mar y por fin el sordo  trueno se divorció del relámpago.

         Hoy amanecí pensando en ti…pensando en el placer de mi libertad.