lunes, 25 de abril de 2016

TE DESEO EN LA PROFUNDIDAD DE MI AMOR

            Un instante…Mi dedo entre tus labios...Sentí  tu penetrante humedad, exhalé ese olor de la virginidad consentida en mi memoria y me susurré de poder…Embriagué de ti mis neuronas y sin darme cuenta  mis manos abrieron tu dulce cavernosidad para que mi lengua nadara entre tus jugos….Y en el placer,  mis labios absorbieron tus miedos ,   en tu mar,  mi deseo notó tu pequeña erección y en mi aliento empecé a sentir  la fuerte y suave contorsión de tu alma.
            
             Psique melancólica que invades mis sueños, recurso que en mis manos enorgulleces el falo de la nostalgia, pesadilla erótica que inundas falsas realidades con tu repetida desidia,  paisaje de mis deseos que sublimas pasiones en su cielo. Azul sentimiento que mojas mi cuerpo sin poseerla,  saxo envenenado de mi música que arrebatas una a una las gotas de mi sudor,  piano indecente que en tus notas exaltas las hormonas de mi rotundo amor.

             Quisiera que respiraras mi fragancia, porque en la tuya ya dormí mis sueños.
             Quisiera que abrieras tus manos para que en tu posesión cupiera mi cuerpo.
             Quisiera ser tu miel porque en tus poros resbalaré despacito sin respirar.

             Sentado entre las aguas de mi mar, lloro la ternura de tus miradas en la distancia. Sufro la ansiedad por ser tu arena en el viento de los versos, por ser tu playa en el ocaso de la tristeza, por ser el tibio calor que acaricie por siempre tu aire…Por ser tu segunda piel cuando el frío tome tu corazón.

            Extraña angustia que recorres las montañas de mis orgullos, esencia de hombre que añoras solo cariño, solo poder acortar la distancia del querer. Te grité desde lo profundo de mi ser y en el retorno de mi eco,  solo encontré vacío, solo encontré tu vaga presencia entre las sombras del olvido.

            Voraz surrealismo que creaste en mí una ilusión,  subliminal voz del deseo que escribes poesía sin mi permiso, melancólica visión que solo llenas mis sueños de esperanza.