https://publishers.propellerads.com/#/pub/auth/signUp?refId=Tilr HISTORIAS DE ITACA: DEJEMOS QUE LA NIEVE CAIGA...

sábado, 23 de diciembre de 2017

DEJEMOS QUE LA NIEVE CAIGA...


                            Se pierden las miradas por las entrañas del cielo, cargan nostalgias sus nubes, melancolías las arpas de los ángeles,  recuerdos las estrellas y deseos los cometas. Se funde la palabra con el verso,  la solícita caricia con el sentimiento, el querido abrazo con una lágrima, la necesitada ternura con el terciopelo de unos labios y  el pensamiento con la sublime imaginación. Desbarata el silencio las redes del nervio, colisiona la idea en las sienes de la mente,  esconde la vergüenza su hábito y las manos miran  con tristeza el vacío de un año, el escrito de un pedazo de vida y la poesía que nunca se recitó.
                            Eterniza la promesa su legado, el juramento tiembla, la distancia expande su espacio y el tiempo corre sus prisas por las ubres de un viejo libro…ese maltratado libro que escribimos día con día y que nunca leemos, ese libro que enseña los matices del error,  los laberintos de nuestra arrogancia, las enredaderas del destino y las huellas que se han quedado sin marcar.  Y nos damos cuenta que nos pidió el abrazo, que un beso quería seducir nuestra mejilla, que una caricia se levantó y en la piel quería caminar,  que una mirada nos regaló su ternura, que una palabra nos habló de amor y lo único que hicimos fue lograr que el tintero del alma, se llenara de un extraño orgullo que ni siquiera mojó la punta de nuestra pluma.
                            El año se reinventa y el ser se queda atrapado en sus miedos, cambiando de mano las brasas de sus infiernos y con el deseo de compartir una taza de café de la que ni siquiera sus granos a trabajado.  La resolución es caótica, la transformación irreal, el destino una utopía y el sueño duerme entre vacías almohadas. La soledad recurre a su abrazo social, a la hipocresía de un brindis sin burbujas que pintar,  al regalo por regalar y a ese beso de sudada mejilla que ni siquiera Judas se atrevería a dar.
                           Transcurre el teatro entre ventanas de sutiles vahos, entre borracheras enjuiciadas… con luces, serpentinas y uvas viciadas…con estereotipos bailando y músicas solapadas en sentimientos ya perdidos, quizás por algunos añorados.
                           Corre el viento del Universo, con brazos de huracán y piel de trueno. Arranca a los comensales de su mesa, se los lleva en su viaje, cierra sus ojos y les habla profundo en el alma. Se pliega el cielo, engulle distancias, abre mares y desbarata desierto por desierto. Abren sus miradas y se muestra la guerra, la sangre, el hambre, la injusticia, el frío y el profundo escalofrío cuando devora almas. Lloran secas unas lágrimas porque no tienen una mejilla donde resbalar, pequeñas manitas acarician temblorosas pieles hechas de hueso y los corazones laten en hundidos vientres. El frío corta, una bala expande metal en una pierna, agacha su cabeza la madre y da calor a su niño de regazo,  explica el padre que hay un mundo mejor pero en sus ojos no cabe un sueño, en su vida no hay una oportunidad y en su incipiente muerte entiende su libertad. Se miran, caminan despacio sus piedras y se preguntan en silencio: ¿Navidad?                       
                          Rasguña intenso ese sentimiento a los que buscan la justicia social, resbala conciencia entre los provocadores, escribe ignorancia en el ser humano y olvido en nuestros “queridos” líderes políticos. Y mientras tanto…mientras tanto dejemos que la nieve caiga, que  cada uva nos recuerde que hay niños que ni una semilla tendrán en su boca y que por cada abrazo fingido, hay personas en nuestro mundo que pagarían con sus sueños, por el calor de una sincera y dulce caricia.
                        Feliz Navidad y próspero 2018.