https://publishers.propellerads.com/#/pub/auth/signUp?refId=Tilr HISTORIAS DE ITACA: NATURALEZA VIVA.

viernes, 22 de diciembre de 2017

NATURALEZA VIVA.


               Sonríe tierno el eco de la montaña porque ahora salta entre los espejos de sus nieves, se relame una estrella en su destello porque el cielo sabe que es de ella,  apacigua el copo su caída porque el viento lo arrulla en su regazo, deshace inquieto un topo su nido y grita impotencia el alud, porque es contenido. Mira lejos el corazón cuando intenta acortar la distancia, suspira el gemido cuando extraña su piel, llora el nido su vacío y tiemblan unas burbujas en la copa del proscrito.
               Sirve su cena el lechón y unas verduras ensalivan bocas,  el árbol desenvuelve regalos y un trineo escapa del niño. La soledad duele, una profunda tristeza se subleva, el aire tiene hambre, la guerra no cesa y el violín de la tregua, estalla sus cuerdas. Un anciano recoge pedazos en la basura y el mendigo se los quita, el cura aturde con su sermón y un ángel la limosna se lleva para explicarle lo que es pobreza, el político duerme y el pueblo palidece, las calles guardan su historia, los portales sus fríos, el sereno sus llaves y el borracho sus razones.
                Despierta la Tierra de su letargo y clama justicia, muestra al cielo las huellas que día con día la pisan y que nada le dejan, enseña al Universo los inútiles vahos de las palabras perdidas, que sin sentido retumban entre sus sienes y exige la pronta restitución de sus paisajes. Grita el fango y pide más humedad, clama una duna la caricia del viento, explota el volcán y cuando su lava acaricia, la Tierra tiembla. Le pide al mar que no le quite su arena, a la Luna que refleje sus aullidos, al Sol que derrita nieves y de vida a los ríos y al humano, que vuelva a serlo. Llena de silencio sus flores para que cada pétalo absorba su rocío, embriaga de exóticas fragancias sus bosques para que el cielo los respire, pinta de ocres su otoño, de blanco el invierno, de verde su primavera y de rojo intenso su verano. Suda miedo, exhala infierno, piensa una imaginación, siente ilusión, dibuja un sueño y le suplica al horizonte que se  reinvente en cada amanecer.

                 Late la Tierra, huele a madre y sabe a caricia de amante. Vibra el cielo porque envolverla quiere, desatan frescura las nuevas ramas,  inventa un misterio la leyenda y se deja acariciar el romance. Suenan los tambores en la era de acuario, el baile está servido y empieza una aquelarre de naturales sentidos. Se desnudan las brujas del trueno y se confunden entre las princesas de la lluvia, abraza el silbido del viento las sábanas de su aire y el orgullo de la nube, esponja sus algodones. Viaja un desierto y carga en su mochila mil estrellas, cabalga entre sus montañas el inquieto río y cada burbuja erosiona su piedra, espera paciente el mar, el arcoíris escoge un artista que lo pinte y la nieve a un Sol para renacer en agua de vida. Prende el Sabio la última fogata, junta los leños de la nostalgia, trocea una por una las secas ramas de la intolerancia, las caídas hojas de la vergüenza y espera sereno el clamor del ´relámpago. Se ilumina boreal el cielo, cae el rayo y se prende la chispa de la nueva libertad. Arden troncos, maderas y vergüenzas, los colores huelen sus intensos chasquidos, expresa vida la Tierra, habla, canta y recita, se compacta en su vaho el rocío y se transforma en libro. Recoge el Gran Sabio la más antigua pluma de ave, la moja con su sangre y escribe que otra vez la Tierra siente, que el cielo la guarda y que el humano, por fin entendió. El libro es cerrado, besado y sembrado: lo late la Tierra, una ilusión lo enreda, un deseo lo moja, el sueño se convierte en raíz, la utopía en imaginación y el árbol crece, se llena de color, de candor y de vida. El humano lo mira y se conjura en el milagro; se enreda en la misma ilusión, se moja con el profundo deseo, deja que sus sueños sean raíz, que la utopía abrace su imaginación y que la Tierra  llene su vida de colores y calores.