https://publishers.propellerads.com/#/pub/auth/signUp?refId=Tilr HISTORIAS DE ITACA: EL SUEÑO DEL AMOR

lunes, 6 de agosto de 2018

EL SUEÑO DEL AMOR


                 Descubrí dónde descansa el amor. Es un lugar pequeño pero el espacio es inmenso, no hay tiempo ni defecto, tampoco miedo ni recelo. La palabra fluye como verso, el sentimiento está abierto, el deseo guardado y la pasión recorre pasto, como rocío pegado.  Dos hadas le cuidan el sueño, el sereno es un elfo, un ángel toca el violonchelo y la tristeza vive siempre, en un eclipse eterno. No hay mar ni montaña, un río o la soledad de un portal pero siempre huele a espuma de sal, a ese viento que su cara acaricia con esmero, a esa esperanza de que un día, amanezca despierto.
                 Descubrí dónde descansa el amor. En una cuna hecha de silencio, con almohadas tejidas con nube de cielo, sábanas de algodón y heno, un colchón relleno de los más esponjosos pétalos y una manta de virgen lana, esa que viene de las ovejas,  de una estrella lejana. Duerme muy tapado, con un osito de peluche en sus brazos, con una música perfecta en su regazo y con un aliento que siempre, exhala verano.
                 Descubrí dónde descansa el amor. El paisaje es etérico, el aire inquieto cuando está medio despierto, la luz a media Luna para proteger el sueño, el Sol espera y entre mil cometas, esconde su fuego. Una ternura sonríe traviesa su terciopelo, la emoción siente su deseo, la ilusión permanece quieta en el anhelo y el olor se mezcla, entre vainillas, jazmines y flores de  almendros. Una lluvia le explica al amor que es óleo del cielo y él, el más hermoso de los lienzos. Que de la gran Fuente emana, que su granizo es suave como miel de beso, que su nieve es maná del Universo y que su viento, se llevará arrugas, coserá heridas y lo levantará, otra vez perfecto.
                 Descubrí dónde descansa el amor. Todo es bello, el sabor intenso, un paraíso en brazos de cielo. Allí no vive la duda, la verdad es dura, la sinceridad desnuda y los cinco sentidos tocan hebras de un alma, que es la más pura. El sentimiento se regenera, el deseo prepara su aliento, la ilusión se viste de blanco con negro y el amor, sigue dormido en el silencio. No hay prisa porque amanecerá verdadero, no hay tregua en el sueño porque el corazón ya late otro color, el deseo sintió candor, el sentimiento fervor y la ilusión, ya encontró su motor.
                 Descubrí dónde descansa el amor. Un alma gemela se acercó. Osada, con un beso lo despertó, le dijo que por siempre lo imaginó, que era ese tesoro que siempre buscó, que por favor la mirara de frente, que estaba desnuda y le urgía su calor. Mi amor se levantó, ya estaba lleno y se ofreció pleno. Se hizo abrazo, caricia y beso, palabra y dulce verso, a ella se fundió y a partir de ahí, el comienzo de un recuerdo en su alma escribió.
                Descubrí dónde descansa el amor. Está en mi dentro, entre la espalda y mi  alma, en un rinconcito del cuerpo, hecho plasma en mi sangre, como poro de sentimiento, como silencio en mi sueño y cómo ese ángel que dormido, solo espera su momento.


MIRA EL VÍDEO AQUÍ: https://www.youtube.com/watch?v=6Ie4XiPUviQ&feature=youtu.be