Translate

sábado, 4 de junio de 2016

SIETE CANDADOS


                Sentí los cabellos de tu amor agonizar entre mis dedos, adiviné cuando tus ojos traicionaban las miradas de mi alma y callé tu silencio al cerrar bajo siete candados las puertas de mi corazón. Besé las profundidades de la desidia, lloré entre ceras y añejos vinos el amargo desazón de un olvido y rasguñé las paredes de la soledad. Embriagué ajenas pasiones, destruí viejas ilusiones y en mi gran deseo por seguir soñando, inundé mis sábanas de pesadillas.

                Revivió el Tiempo entre los atajos de mi destino y en su terquedad inició su búsqueda. Dio espacio al aire y así respiré, convirtió la paciencia en sanación y en su templanza llenó de cordura mi razón. Arrancó de raíz las mil caras del viento, cortó con la espada del rayo la cabeza de la depresión y en su voluntad llenó de nueva sangre mi corazón. Y siguió su búsqueda, la búsqueda de las siete llaves que abrieran aquellos siete candados.

                El Tiempo es eterno y en su perseverancia limita infinitos y acorta distancias. El Tiempo es magia cuando abriga espacios y envuelve vidas entre las sonrisas del universo. El tiempo es posibilidad y energía, el Tiempo es ahora y es futuro…El Tiempo es el único que borra pasados, olvida recuerdos y cicatriza historias…El Tiempo es el único que puede explicar tu vida.

               Y en su perseverancia ahogó viejos paisajes, en su constancia dibujó nuevos cielos y en su majestuosidad reventó las memorias de mis infiernos. Iluminó de espléndidos azules mis mares, sumergió sus largos dedos entre las movedizas arenas del miedo y una a una depositó cada llave sobre la playa de mi destino.

               Abrió los siete candados de mi corazón y exploté de ternura, brinqué con nuevas emociones, abracé nuevas caricias, besé exquisitos labios, otra vez nacieron los deseos de la profunda pasión, sentí dulzura y mi vida se llenó otra vez de amor.