domingo, 12 de junio de 2016

ES DIFÍCIL


        En el estudio de mi vida, aprendo que es más difícil recitar el olvido de mi memoria que escribir uno solo de mis deseos. En el recuerdo del camino andado es más difícil entenderme que recitar los versos de mi contenida pasión.  
       Porque estar solo es un reto, es una misión de vida y un destino que solo los ángeles comprenden. Estar solo es una decisión, es compartir toda la libertad con uno mismo… Y cuando sientes el látigo de la soledad marcando sus huellas en tu espalda, solo ponte de frente y verás que su fuerza solo abraza la cobardía de la ignorancia.
        Planeta Tierra que entraste en el letargo de las ausencias. Globalizaste tus querencias y sembraste más individualidades. Dejaste que tiempo y espacio se convirtieran en virtualidad, permitiste que el amor ya no se escribiera en un  papel y en tu generosidad les diste alas a los escorpiones de la mentira. Marcaste nuestro territorio,  le pusiste nombre y nuestra arrogancia lo apellidó anarquía.
        Anarquía es el desorden de la libertad, es el beso que no entiende de labios y en su plenitud  solo arranca espinas en el tallo de una rosa sin ver sus pétalos ni gozar su olor. Porque en el libertinaje de tanta confundida pasión solo excitamos poesías que no comprendemos, recitamos versos que nunca escribimos ni entendimos y en nuestra profunda ignorancia, plasmamos imágenes que insultan sueños ajenos.
       Difícil, sí…Es difícil amanecer abrazando una simple almohada, es difícil salir a trabajar sabiendo que cuando regreses, nadie te esperará en tu casa, es difícil dormir con tus miedos sin nadie a tu lado que los abrace, es difícil ser sin tu complemento...Es difícil vivir sin amor.