https://publishers.propellerads.com/#/pub/auth/signUp?refId=Tilr HISTORIAS DE ITACA: EL BUFÓN DE LAS ESTRELLAS.

jueves, 14 de junio de 2018

EL BUFÓN DE LAS ESTRELLAS.



                Miró lejos y una frialdad recorrió su espalda, vagaba silente una eterna oscuridad, todo era nada y las estrellas dormían apagadas. Pasó la mano por el aire y en su puño lloró ese vacío que huele a espacio y olvido, decidió respirar infinito y se llenó de un perdido verso que nadie había querido, lo sintió dentro, bailó atrevido en su seno, lo abrazó de alma y vio un pequeño destello en su dentro. De ilusión lo vistió, de fresas y guirnaldas lo decoró, lo maquilló, en cada mejilla un diamante pintó, en su frente un tercer ojo valiente y en sus labios el poder del beso cuando profundo siente. Escribió en su libro, letras y albedrío, danza y gemido, sonrisas y mirar atrevido, alegoría y poesía, mano tendida y capaz de unir destinos.
                Le dijo que saltara, que el Universo lo convirtiera en danza, que con los astros se juntara, que fuera destello en cada estrella y que cuando viera una Luna apagada, se convirtiera en espejo, abriera su gran capa y le diera el reflejo del primer Sol que despuntara en el alba. Su palabra era melodía en una voz dulce y aterciopelada, sus cabellos el viento mecían, sus piernas eran largas y sus botas terminaban en punta entre cascabeles y cien campanitas hechas de virgen lana. Su rostro era bello y su sonrisa jamás terminaba, sus ojos miraban café, valle, mar y alguna ensenada, sus oídos eran tan grandes y puntiagudos que hasta el silencio escuchaban. Era amor en un sideral baile de galaxias, luces y sueños que nacían en millones de almas y él, de lograrlos se encargaba.
                 Era el Bufón de las estrellas, sublime creación del Gran Mago, un verso perdido que en el Universo encontró su regazo, un hacedor de sueños que no distinguía por sexo, razas o pecados. ¡Túmbate sobre el pasto, sobre la arena de tu playa, encima de una montaña o donde quiera que tu sueño te lleve a la nostalgia!, ese día en el que todo es imposible, esa noche en que la sombra es espesa y no sientes tu alma, ese momento en que respiras perdido un aire que no tiene nada…Mira al cielo y verás un destello, y otro y otro y otro…es el bufón que no deja de bailar, esa ilusión que entre las estrellas se atreve a nadar, esa música que se divierte y canta sin parar, esa idea que fluye, ese sentimiento que siente verdad, ese sueño que en sus manos, vas a lograr. Míralo, no deja de saltar, jamás se va a cansar, es bufón, poeta y juglar, un hacedor de sueños de todo capaz, hermano del viento y del Universo su aliento, es el gran Bufón de las estrellas, ese ser que te dirá lo grande que eres de verdad, el que logrará que una y otra vez no pares de amar, de soñar, de volar y a veces, que dejes de llorar. Admíralo porque con él debes brincar, de estrella a estrella, de la montaña a cualquier mar, del primer viento al último pesar hasta atravesar toda la oscuridad, de tu cielo a ese gemido que te espera abierto, de aquella ilusión que tenías de niño al sueño que te espera escrito en tu destino…esa luz hecha Universo y que debes abrazar siempre  despierto, hasta besar la eternidad.