viernes, 13 de mayo de 2016

LA RABIA DE UN AMOR


            Me explicaron que amor era lealtad, compromiso y sumisión. Entendí que el amor era algo más…Algo que realmente abrigara sentimientos, que juntara caricias y que oliera todo el día a rosas. Y ahora pienso que el amor es más profundo , más silencioso, más quedito y más sentido.

           Versos van y vienen, algunos se convierten en poesía .…Otros en vanas superficialidades. Diálogos que confunden deseos, páginas que lloran por no ser entendidas y libros que solo desvanecen sentimientos. Y en la virtualidad de nuestra era, deshacemos la palabra amor como si fueran las hojas de la margarita del destino. Y en nuestra osadía, pintamos vidas que ni siquiera hemos vivido.

           Apartamos sinceridades y construimos leyendas que amagan la inseguridad de nuestro cotidiano camino. Construimos castillos de arena en ojos que no tienen vientos  para derrumbarlos y en nuestra hipocresía clavamos imágenes que nunca soñamos ser.

           Compungida infidelidad que mientes cielos, camaleón que cambias de piel al antojo de tu pintura, poeta perverso que esgrimes lazos de ternura donde solo hay puñaladas de nostalgia. En la mentira nace la rabia y en ella crece más y más la distancia.

         Amor que prendiste mi rabia y nadie, absolutamente nadie me colocará un bozal. No existe vacuna que regrese tu sangre a las arterias de mi corazón,  no existe un doctor que cambie los glóbulos de tu desamor por plaquetas que cicatricen mi alma. Maldita perra que contagiaste la espuma de mi boca y la llenaste de rabia, cruel encuentro en mi destino que fustigaste mi piel hasta arrancar una a una,  las tiras de mis deseos.

         Amor que contagiaste de rabia mi sangre…Perfecta vacuna que día a día escribo en la virtualidad de una espalda que solo es papel  en mis sueños.