viernes, 6 de mayo de 2016

TU MANO SOBRE MI CUERPO


                 Enséñame tu mano y quizás lea tu vida, déjala entre las mías y resbalará despacito sobre mi cuerpo. Le enseñaré el camino del placer, de la ternura y del poder. Tocaré con sus dedos cada uno de mis poros y abrigaré con su calor mis más escondidas poesías.

               Deja que fluya su instinto sobre mi piel porque en su libertad quitará miedos y absorberá sudores, llenará de caricias mis labios y encelará al viento cuando toque mis cabellos.  En su silencio envolverá de música mi alma y en su talento arrugará de vergüenza mi corazón.

               Sentirá el vigor de un hombre que necesita sábanas de intimidad, sentirá el orgullo de la seguridad cuando disfrute la dulzura del momento y abrirá sus palmas cuando apriete los eróticos muslos de la pasión.  Gozará intensidad y en ella conocerá de cerca el verdadero amor, vibrará en el temblor de mi carne cuando su piel rasguñe los celos de mi luna y en su excitante viaje mojará de vida su memoria.

               Sentimiento de aire puro y limpio que resbalas entre suavidades, exquisita sensualidad que disfrazas ternuras de mujer, sueño del silencio que disparas balas de cariño, afrodisíaco masaje que sueltas lágrimas en mi alma. Dulce sinfonía que enarbolas caricias y deshaces los nudos de mi olvidada sexualidad, exótica melosidad que erizas las turbulencias de mi mente.

                Viaje sin final que escribes  versos en el cielo de mis estrellas y pintas de azul mis noches  de insomnios. Veta de oro tatuada en mi cuerpo  que abres los surcos de tantos deseos que en tu posesión, exhalo una y otra vez los suspiros del profundo gemido. Última caricia que despierta el amanecer  y escribe el dulce epílogo de nuestra noche.

               Tu mano en mi cuerpo…Un anhelo, un deseo…Quizás un sueño.