miércoles, 17 de mayo de 2017

DIME ABUELITO...


          -Abuelito!
          -Dime
          -¿Cuántas estrellas hay en el Universo?
          -Dos
          -Pero yo veo muchas más, abuelito
          -Una se llama VIDA y otra ETERNIDAD
          -Y las que yo veo cada noche?
          -Son sus destellos en el gran espejo del cielo
          -Ah!!!
          -Oye abuelito, entonces son muy grandes
          -Si, en la primera nacemos y en la segunda, vivimos por siempre
          - Oye abuelito, cuantos soles hay en el Universo?
          -Uno
          -Pero en el colegio me explican que hay millones
          -Es que los maestros no saben
          - También hay espejos de ese Sol?
          - No
          - Entonces?
          - El único Sol, no es el que ves. El único Sol existe y late junto a la estrella de la Eternidad. Éste solo es copia vieja, las hay más nuevas y otras mucho más antíguas. El único Sol jamás se apaga ni lo hará.
          -Que bien
          -Dime abuelito, porque solo veo una Luna? También es única?
          -No. Lunas hay millones, una por cada persona que siente, una por cada persona que ama, una por cada persona que respira. Como nosotros, también las hay nuevas y otras más viejitas como la mía.
         -Quiero conocer tu Luna, abuelito!!!
         - Mi luna es bella, hermosa. La vida la llenó de cráteres porque muchos meteoritos quisieron arrancar pedacitos de su manto. El tiempo arrugó su piel y dejó que ya solo me miraran sus ojeras. Junto a ella aprendí, amé y soñé. Me escribía de día, la leía al atardecer y siempre le contestaba en mis noches. Era cuidadora y mensajera, cuna en mi cansancio y deseo cumplido de mis ocultas pasiones. Ahora solo está, solo espera… Solo detiene el tiempo cuando abrazo, me respira cuando exhalo y llena mi cielo de suspiros cada vez que canta el gallo. Es tierna y dulce poeta, es preciosa y fiel amante, es candente y ansiosa, es sublime y esperanzadora. Es ese anillo que abriga el matrimonio en mi dedo, es ese manantial que llena mi rocío cada amanecer…Es mi compañera, mi confidente y mi almohada.
        - Bella tu luna, abuelito. Yo quiero una igual.

        - La tienes, solo déjala crecer. Siembra tu vida en ella y cuando te llenes de amor, díselo  porque de eso vivirá. No te preocupes por sus cráteres, pues son marcas que nacen al absorber los meteoritos de tus debilidades, no te preocupes por sus secos mares pues son desamores que jamás te merecerán y no te preocupes si un día el Sol la eclipsa, solo es un entrometido más en tu vida…Deséchalo, no suelen durar.  Déjala ser, porque con la misma fuerza que mueve las mareas del mar, a ti te moverá. Acaricia cada noche su reflejo porque en la soledad será tu luz, en la tristeza te cubrirá con su manto y en la felicidad, extenderá tus labios. Jamás siembres una duda en ella, pues la convertirá en lágrima y el cielo llorará… Y nunca dejes de mirarla, pues un día te mostrará su cara oculta, leerás en ella tu destino y te guiará hacia la estrella de la eternidad.