jueves, 18 de agosto de 2016

ALEVOSÍA


      Es terrible amenazar con amor a quien de verdad no amas, es de cobardes sembrar esperanzas donde solo hay instinto. Es de humanos caer en el error y de villanos, saborear la desdicha ajena. Calabozo de pasiones que instigas y alientas la frigidez del pecado, enredo que fundes carnes y despechas sentimientos, carcelero de nuestros sueños que perdiste las llaves del presentimiento.

      Desesperada vivencia que infundes respeto al miedo, colisión de soles que atraviesan el alma de tus lunas, perversa sensación de orgullos perdidos al sentirse utilizad@. Manicomio de los encerrados sentidos del sutil engaño, fiesta de neuronas que arrancan uno por uno los poderes de tu mente por olvidar, viento que lloras tu amargura por no poder deshacer los hilos de tanta tormenta.

      Pero siempre hay un por qué, un para qué y un después de…Y como dicen los viejos del lugar: El tiempo da y quita razones y en su lenta agonía, pone a cada quien en su lugar. Despechos habrá, pero también deben saber que la inquietud de un alma engañada es más poderosa que la infame traición de un cobarde, que la pureza de un corazón despechado es más poderosa que la mentira  de un efímero recuerdo y deben saber que la vida siempre pasa factura…Y no tarda en cobrársela. Moja tus raíces, porque quién intentó secarlas, pronto vivirá su otoño y los sentimientos de tanta alevosía morirán entre los hielos del profundo invierno de su vida.

       Renace en el amor porque en sus brazos está escrito tu destino,  imagina ilusión y tendrás sueños, cierra los ojos y deja que tu mente visualice el paisaje de tu futuro, abre tu boca y llena de vaho con tu hermoso aliento los espejos de otra vida. Seguro que alguien espera la dulce fragancia de tanta ternura, seguro  que alguien escribirá sus versos en la poesía de tu alma, seguro que en el camino encontrarás una mano que guie tus pasos entre los colores del arcoíris.

      Siempre sueña, siempre reza
      Nunca desfallezcas, nunca mires atrás
      Siempre ama, siempre crece.