martes, 2 de agosto de 2016

UNA FLOR EN TU PIEL


         Descubrí una flor perdida entre tu piel. Respiraba tranquila y en su ternura abrigaba tus fríos. Inconmensurable belleza que partes en dos, los labios de la pasión. Albergue de vida, fuente del más profundo de los deseos, soñada utopía que duermes en el eterno abrazo de sus piernas.

        Cuentan los que te han tocado, que cuando sientes sus caricias, conviertes tu aliento en gotas de miel. Escriben los sabios sobre el exuberante néctar que emanas desde tu alma, cantan los trovadores tu elegancia y tu fragancia, imaginan los soñadores el elixir de la excitación cuando sale de tu garganta y lloran los enamorados,  cuando alcanzan el clímax de tu posesión.

        Nido de gritos y gemidos, motor de contorsiones y atrevidos suspiros, sublime altar del profundo erotismo, dulce escalofrío que permeas mis entrañas…Caviar con fresas que resbalas tu pasión en mi lengua.  Orgía de mis sentidos al acercarme, balanza de justicia que pones en duda mi hombría, cadena perpetua que pones a prueba bajo tu luna, las noches de mis sentimientos.

        En tu ardor, rompes semillas para dar vida. En la nostalgia abres tus pétalos para saciar esperanzas y en las humedades de tus aceites, pintas paisajes  que ningún cielo se atrevió a iluminar. Perviertes ignorantes obsesiones, gozas del placer cuando el alma eriza tu piel y cierras tus puertas cuando el viento arrastra las arenas de la infame y disfrazada violación.
       

        Seré tu poeta y entre tus labios recostaré mi pasión. Seré verso y música en tus sueños. Seré tu ángel porque   cada vez que mi alma te acaricie, recibiré las gotas de miel de tu poesía… Y en ellas se abrirán mis alas y te poseeré con todo el vigor de mi espíritu. Flor de vida que en tu exuberante  plenitud irradias placer, flor que tatúas entre sus piernas todo el dolor del nacimiento y toda la pasión del Amor.