Translate

jueves, 20 de julio de 2017

ENTRE SEDAS Y ALGODONES...


                     Entre suaves luces y blancas sábanas perfumo tu cuerpo, dibujo atrevida una caricia y en mi pecho sostengo tu mano. Tus ojos brillan, vibra la inquieta ternura y los sentidos se llenan de una exquisita paz. Una dulce brisa se convierte en transparente niebla, escurren sedas, cae nieve de algodón y el verso empieza a escribir una poesía. El sabor del momento es intenso, el silencio se hace fuerte y gatea el instinto. Escucha la piel y se relamen los labios, la mirada toca, el beso quiere y el ansia espera. Penetra el calor y el sudor, exhibe una gotita. Cala hondo el aliento, el nervio ilusiona, el latido jadea y el cuerpo escribe deseo.
                     Muestra su velo la Luna, consiente el vaho una lágrima en su ventana y despacito el reloj, detiene sus manecillas. Canta la sirena los algodones de su mar, enreda el viento su cariño entre las sedas del cielo y la pasión muerde el anzuelo del profundo deseo.  Me tocas y se eriza la miel, te miro y el mar cambia de color, me respiras cerquita y vuela un ángel, te beso y las estrellas se convierten en música…Los ojos se cierran, el beso es profundo, las salivas se envuelven en un sublime tango, el sabor huele a vals y tus labios lo saben, vive la belleza en todos tus rincones y mi lengua la baila una y otra vez. Porque de velo de Luna está hecha tu boca, de algodón tus labios y de seda  tu elegancia.
                     Vibra el paisaje, las rosas se deshacen de sus pétalos, azota fuerte el viento la ventana y el corriente aire tapiza nuestra cama. Embravece el mar su sal y el cometa la reparte, gira su cabeza el búho y el árbol tapa sus ojos. Se extiende la noche, gime quedito el fuego de un volcán y mil golondrinas anidan su amor. Fluye el tierno abrazo y entre mis manos, se deslizan tus cabellos, la exhalación es inmediata y en el arqueo pierdo mi boca entre tus pechos, los sigo y los persigo, los acaricio y los beso, los toco, los huelo, pierdo mis sentidos en tus pezones y me lleno de hombre.  Deslizo mi vigor en tu espalda y en la firmeza de tus muslos desahogo fuerza. La fricción es intensa, la contorsión seduce alma y tanta sensualidad enrojece mi  tímido corazón. Tu caricia excita tentación, se desenfrena la mirada y en la piel se funde de pasión, la humedad empapa, el  poro se llena de ternura y el espíritu grita, gime y desafía a quien pueda escribir su verso.
                    El poeta lo escribe, un ángel lo lee y el cielo lo recita. Mil pétalos se llenan con sus letras. La Luna recoge su velo, lo huele y se excita. Absorbe el mar su sal y en cada cristal contempla una caricia que sabe a espuma de piel. Libera el tiempo sus manecillas y amanece. La brisa es tierna, el rocío pinta un abrazo en la ventana y ya huele a café. Los ojos se abren y las miradas explican que hoy, el amor se hizo… Entre sedas y algodones.