martes, 13 de septiembre de 2016

SEDAS Y TACONES


           Vístete de seda, alegra tu silueta con los tacones de la dulce perversión y cuando veas que mi memoria duerme en el silencio de la melancolía, desviste tu sensualidad y enamórame con el suave ruido de tu seducción.
            Deja que mis manos se embelesen con las curvas de tu ternura, consiente las miradas que solo recuerdan vacíos y cuando el baile de tu hermosura encienda mi sangre…Solo sigue, sigue y sigue.
            A veces la timidez doblega nuestro sentir, a veces las culpas resurgen en el recuerdo y a veces el tiempo amaga nuestras pasiones. Déjate llevar por el síndrome de su viento, acaricia la novedad  y no temas, porque en el aire no hay distancia, solo oxígeno.
            Permítete sentir, permítete reír, permítete divertir y permítete gozar…Gózala hasta que el peso de tus brazos derrumbe su pasión, hasta que el último grano de polvo quede pegado en la desnudez de tus pies, hasta que tu aliento no pueda arrancar un solo beso de sus labios.
            Descubre tu alma ante sus ojos y verás la sencillez de su corazón, envuélvela con tu cuerpo y sentirás el calor que recorre por sus venas, escribe  con tu saliva una letra en sus hombros y  quizás esa noche,  gozarás su paraíso.

            Sedas y tacones, baile y desahogo, ritmo y nostalgia…Ansiada perversión y provocación encontrada.