lunes, 12 de septiembre de 2016

TU LIBRO....


     Empecé a leer tu libro y entre sus líneas perdí la cordura del tiempo, entre sus versos brincaron mis lágrimas, entre sus tildes comprendí la incertidumbre de tu destino y entre sus espacios, pude imaginar otra vez la sonrisa que siempre dibujabas cuando te miraba. Recorrí otra vez tu mundo en el profundo mar de los sentimientos, plasmé en mi mente los escondites que iluminaba tu narración y entre tanto silencio escuché el grito de tu sombra cuando en tu epílogo pedía una oportunidad.

      Poco a poco engullí la bravura de unos deseos que ya no son míos, poseí una vez más las pasiones de tus pesadillas cuando otros brazos abrazaban tanto desdén y en medio de tus infiernos sentí el tronar de aquellas brasas,  que un día te hicieron mía. Como pude,  deshice la angustia del recuerdo y por un momento olvidé tus comas y escribí mis propios puntos y aparte.

      Maldito instante en el que permití a la profunda locura rasguñar las arterias de mi alma, envenenado cosquilleo que invadió mi corazón al abrir tu libro, intenso presagio de un caos anunciado cuando tus tintas se fueron borrando entre las humedades de mis manos…Rabia contenida cuando mis puños arrugaron las páginas de tu vida, destrozada poesía que un día llenaste de oscuras formas mi destino.


     Cerré tu libro, porque tu historia ya no es mía.