domingo, 23 de abril de 2017

EL BAILE DE NUESTRA ELEGANCIA...(PARTE 2)


                Bailemos elegancia, bailemos fragancias…Bailemos nuestra pasión… Tu espalda pegada a mi pecho, frágil cortina que te desvaneces en mi puño, pezones pegados al frío cristal, vaho de salivas y suspiros, deseo y gemido, grito y consentimiento, viscosa humedad,  necesidad de más y más y más. Mis manos en tus hombros, tu contorsión prendiendo mi vigor, sensualidad erizada en piel…Sentimientos pegados de aliento en un ya cálido vitral.
                Dejemos que el sueño nos exhiba, porque la mesa ya está puesta, la ventana empapada, el postre servido y el champagne, ya encela sus burbujas. Muéstrame tu desnudez encima de la mesa, alza una de tus rodillas, el aire se excita, tiene miedo el oxígeno…Tu ternura lisa y lista, no hay vello, solo belleza. Labios de mi pecado que tientan mi profunda exhalación…Cierra los ojos y escríbeme, abre tu alma y ámame. Silencio, despacito una caricia, quedita una mirada, un beso y un “te amo”.
                Permíteme, porque el cielo ya está sirviendo el postre. El cometa mandó fresas, el mar su nata, el jardín sus pétalos  y la Luna, su miel. Pondré siete fresas en mis siete besos, una por una viajarán desde mi boca a tu cuerpo y despacito las sembraré entre tus labios, en el hueco de tu garganta, en medio de tus senos, en tu ombligo, dos entre los dedos de tus pies y la séptima, enraizada entre los labios de tu edén. Solo siente, solo siénteme porque te llenaré de pétalos y pondré siete caricias de nata en cada fresa menos en una. La séptima fresa la recubriré de la miel de la Luna y dejaré que sea mi lengua quien la tiente, mis labios quienes la absorban y mi lujuria quien la coma.  Abriremos el Champagne y dejaremos que el sueño se embriague con sus burbujas, que el cielo de la ternura aterciopele fresas y que sus natas vivan por siempre, debajo de mi piel…Seducida imaginación en el caos de tanto placer !!!  Deja que te mime, explícale a mi amor que sufrirá cuando no te tenga, explícale a tu cuerpo como respirarme para siempre y explícale a mi locura, que siempre llevará tu nombre…Y Llega el delirio del sumo placer a dibujar imaginación, a pintar éxtasis y a explicar el sentir de una pasión…  Fundiré  chocolate en tu piel y en él hundiré mis dedos, poco a poco tomaré posesión de tu espalda y en ella escribiré mi poesía, la poesía más dulce y hermosa que puedan leer los sentimientos de mi alma…Respiraré gotas de tu vapor y serán mis espacios, lameré tus senos y mi lengua tatuará los puntos, recogeré los acordes de cada uno de tus gemidos y serán mis tildes, te poseeré y te convertiré en noche eterna.

                Amor supremo que desgarras la membrana de mi alma, poder de cielo que excitas hasta lo inimaginable mi sangre, marea alta que me posees hasta el clímax de mis cervicales, ternura de Luna que exprimes mi corazón hasta la extenuación de la fuerza, perversa seducción que contorsionas mi cuerpo hasta el límite del temblor…Mujer, beso de pasión y mar de mis bravías y escondidas ansiedades…Bailemos nuestra elegancia, hasta que el amanecer se ofrezca como testigo y por fin, abracemos nuestra cama. (Continuará).