jueves, 27 de abril de 2017

NO DEJES DE RECORDARME...



                  Quizás sentir, sea difícil de expresar
                  Quizás la tristeza, solo sea el mal momento de un suspiro
                  Quizás el amor, sea esa intensa búsqueda de la eternidad
                  Quizás lo que por ti siento, sea esa nueva palabra que el cielo jamás nos dió.

                  No dejes de recordarme pues ya en tu piel escribí un pedacito de mis deseos, en mis letras vive tu pasión y en mis silencios, solo tus labios besan. No dejes de recordarme porque estoy inventando destino, sembrando un sueño y pintando en tu alma. No dejes de recordarme, porque ya tus miradas viven en mis ojos, tus humedades atravesaron mi pecho y en mi corazón, ya nada tu mar.
                  Siente el aire porque huele a mí, deja que el rocío empape tus labios porque nace en mi jardín, dibuja una ilusión porque ya la iluminé con mis colores y es hermosa…Siénteme!!,  porque en tu albedrío viven mis sueños, en tu decisión mi corazón y en mi alma tu existencia. Consiente tu libertad porque en ella me abrazarás, rasguña con tus dedos las paredes de la distancia porque pronto ya no existirá, llora ese profundo deseo porque ya mi cuerpo, de él se empapó.
                   Bajaré del cielo una estrella y la convertiré en faro, le pediré luz prestada al Sol y una sonrisa a mi Luna. Pondré el faro en mi alma y fundiré luz y sonrisa, en él guiaré tus pasos y poco a poco crecerá más y más tu amor. Seguirás las huellas de mi historia, las leerás y no te asustarás porque siempre será más grande el sueño que cualquier molino de viento sembrado en mis olvidos.
                   El viaje sufre despacio. Tu cariño crece y crece, te invade la ternura cuando cierras los ojos y me piensas, besas mis sentimientos y acaricias mi vida. Con tus manos exprimes piel, erizas deseo, guardas pasión y me llenas de dulces temblores. Despierta en mí porque ya tu lágrima es saliva y el anhelo incontenible. Casi nos tocamos, compartimos profundos vahos y ya envolvimos al pecado, como regalo de nuestra noche. No dejes de recordarme porque en ti vivo, en ti siento y en tus brazos, quiero morir…No dejes de recordarme porque el cielo dibujó una estela de amor entre sus estrellas, un camino de pasión entre sus cometas y un destino juntos, en su eternidad.