miércoles, 5 de abril de 2017

LUNA DE CARAMELO...


               La noche se pintó de azul, ese intenso azul que solo vibra entre ángeles y poesías.  Te vi de pie, con la razón sentada y los deseos a flor de piel. Vi una gota de sentimiento recorrer tu mejilla y por si sola te explicó. Sentí tu corazón y el reflejo de tu alma sudando pasión, vi tus manos como se llenaban de las caricias del universo, vi tus pechos como erizaban viento y tus ojos como atrevían dulzura.
                La palabra nacía en mi boca y tu dedo la calló de suavidad, el pensamiento rozó mis cejas y tu aliento lo envolvió de ansiedad. Prendió el fuego las ceras del romanticismo, llenó la vida una copa de añejo tinto y el verso brincó de la soledad, para poseer nuestros cuerpos. La Luna se vistió de caramelo y las estrellas se convirtieron chispas de chocolate. El mar calentó espumas de membrillos y mermeladas para que resbalaran queditas en nuestro silencio, ese silencio que escribió el erotismo y recitó el Amor.
                Nació la dulce tentación, vibró el ecosistema de las ternuras, nos arrodillamos uno frente al otro e imaginamos la perversión de la atrevida pornografía. Horneamos turrones de suaves yemas, flameamos exóticos postres de kiwis y carambolos, azucaramos cremas y quemamos sus olores, humedecimos sábanas y encelamos almohadas.
                ¡Que el pecado se haga un lado, porque la noche es sublime! ¡Que la terca ansiedad no se apague porque en el profundo sentir está el compartir! ¡ Que broten los fluídos, que reviente el libertinaje, que muera el recuerdo y que viva el momento!
                Y en nuestro descanso, dejé que las calientes ceras penetraran mi mano para recordarte, que los tintos dejaran una gota en cada copa para seguir bebiendo tu boca y que los versos, escribieran poquito a poquito nuestra noche de amor. Besé el sueño de tus ojos, recorrí con mi dedo tus labios, olí tu piel, te abracé y dormí junto a ti.
               Quizás pasarán las manecillas del tiempo a través de la nostalgia para volver a escribir nuestra noche, una noche que viví en mi sueño, una noche que solo imagino cuando tus versos rozan mi alma…Una noche que un día…Será nuestra noche, el cielo se pintará de intenso azul y la Luna, se vestirá de caramelo.